Lustau lanza una edición limitada del amontillado en rama Yodo para Aponiente

  • Ayer se presentó este vino, que supone la segunda colaboración entre la firma bodeguera y este restaurante

Responsables de Lustau y Aponiente, ayer, en el Castillo de San Marcos. Responsables de Lustau y Aponiente, ayer, en el Castillo de San Marcos.

Responsables de Lustau y Aponiente, ayer, en el Castillo de San Marcos. / andrés mora

El portuense Castillo de San Marcos fue el escenario elegido en la mañana de ayer para presentar en sociedad el amontillado en rama Yodo, la segunda de las colaboraciones en esta línea entre la empresa bodeguera Lustau, perteneciente al grupo Caballero, y el laureado restaurante Aponiente de Ángel León.

Durante la presentación el Chef del Mar destacó que "Yodo es un vino perfecto para beber en Aponiente, en esa forma especial que tenemos de contar el mar". Por su parte el enólogo de Lustau Sergio Martínez explicó que "este amontillado es una evolución natural del primer Yodo, que fue un fino. Mantiene la esencia de un vino de El Puerto, lleva mucho tiempo en crianza estática y una particularidad: el soleraje invertido". En el acto de presentación Luis Caballero, presidente de la compañía, señaló que "cuando las relaciones fluyen de esta manera, las cosas van más allá y en este caso hemos derivado hacia una apuesta que, aparte de exclusiva, es innovadora en el sentido de llevar este tipo de vinos al ámbito de la mesa, donde el componente marino siempre está presente".

Las bodegas Lustau han lanzado una edición limitada de mil botellas de este amontillado en rama que únicamente se podrá degustar en el restaurante portuense. "Nuestros clientes se van a sentir aún más especiales", decía Ángel León.

Los encargados de seleccionar este vino con aires marineros han sido el sumiller y jefe de sala del restaurante, Juan Ruiz Henestrosa, y el enólogo de Lustau. En Aponiente no cocinan el vino para que luzca más en la copa, como explicó el sumiller, que se mostró encantado de que los caldos de esta tierra se puedan beber hoy en todo el mundo.

Este Yodo es un vino que como explicaron tanto Juan Ruiz como Sergio Martínez, es muy apropiado para comer, y no solo para tomar con el aperitivo. Es un amontillado que puede ir muy bien con platos de cuchara, con carne a la brasa o con pescados a la sal.

De color ámbar con reflejos anaranjados, en nariz despliega intensos aromas de almendra y avellana con ciertas notas de ebanistería, tostados y vainillas. En boca es agradablemente seco, fresco, amplio y muy largo, con elegantes toques amargos. En palabras de Juan Ruiz Henestrosa, Yodo es "un amontillado de El Puerto de libro, de los que se enseñan y aprenden con el paso del tiempo, con un maridaje fácil capaz de echar una mano a cualquier plato complicado".

Ángel León se mostró además encantado con la etiqueta, diseñada por Andy Rivas y que presenta un espíritu vintage pero muy actual. En ella se refleja el color del óxido y están presentes también los escaramujos, unos crustáceos marinos que se adhieren a muchos cuerpos sumergidos, recubriéndolos como rocas.

Tanto los responsables de Aponiente como los de Lustau se mostraron convencidos de que la colaboración continuará y que habrá "más yodos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios