Medio millar de alegaciones al PGOU

  • Jerez Norte y Chapín exigen el traslado del botellódromo y una reunión urgente con la alcaldesa

El plazo de exposición pública del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) se ha cerrado esta semana con un balance inicial de entre 500 y 600 alegaciones interpuestas por parte de entidades, colectivos y asociaciones vecinales de la ciudad. No obstante, se trata de un balance aproximado ya que el delegado de Urbanismo, Juan Pedro Crisol, matizó que el número de reclamaciones presentadas hasta este martes "no es definitivo", puesto que todavía hay que cotejar las recibidas durante los últimos días a través del correo certificado. Al mismo tiempo, concretó que está previsto que a lo largo de la próxima semana se conozca la cifra final de alegaciones interpuestas al documento que medirá las actuaciones de ordenamiento urbanístico en esta ciudad en los próximos años. De hecho, tras el cierre del plazo de exposición pública del nuevo PGOU, el siguiente paso será que los técnicos procedan a estudiar cada reclamación.

Cabe destacar entre las alegaciones, la presentada por las asociaciones vecinales de Chapín y Jerez Norte debido "a la irregularidad de las medidas de seguridad en el entorno del botellódromo, así como la falta de limpieza en la zona exterior al botellódromo y cercana a la zona residencial de Jerez Norte". En concreto, estos jerezanos han solicitado una reunión a la mayor brevedad posible con la alcaldesa, para que conozca de primera mano "los graves trastornos que está ocasionado el botellódromo para los vecinos de la zona". Al tratarse de un problema "tan complejo" solicitan también la reunión de la 'Mesa por la convivencia', para que se conozca la situación, anterior y actual del botellódromo, y para buscar soluciones conjuntamente, creando un proyecto "real y sólido para la futura o futuras 'Zonas Alternativas de Ocio', como estipula la ley". A la petición de esta reunión han adjuntado las firmas de trescientos vecinos de la Urbanización de Jerez Norte que "han firmado para que se quite definitivamente el botellódromo de las cercanías de Jerez Norte". Así, recuerdan que las declaraciones de la alcaldesa fueron claras cuando se implantó el botellódromo: "Era una prueba y cuando causase molestias a los vecinos (como así ha sido) sería retirado". Por estos motivos, a la espera de la reunión, han presentado una alegación al PGOU "para que conste en él las zonas Alternativas de Ocio". Una petición que el propio Juan Pedro Crisol anunció ayer "que se estudiará con el resto de las alegaciones presentadas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios