México pone fecha de caducidad a su producción de vino 'tipo Jerez'

  • La nueva norma de bebidas alcohólicas pone fin al producto local de baja calidad que imita al sherry

Un imitador del jerez menos. El Consejo Regulador y el sector del vino de Jerez están de enhorabuena tras la aprobación de la nueva norma de bebidas alcohólicas de México, por la que se establece un periodo transitorio para el abandono de la producción en aquel país de los vinos 'tipo Jerez' y 'tipo Málaga', las dos denominaciones de origen andaluzas cuyos nombres usurpaba la industria local como reclamo para su comercialización.

La norma oficial mexicana sobre bebidas alcohólicas y su denominación, especificaciones físico-químicas, información comercial y métodos de prueba no contempla la posibilidad de seguir elaborando vinos generosos con el apellido 'Jerez', término que junto a Xeres, Sherry y Manzanilla se reserva para los vinos generosos con Denominación de Origen y regulados por la legislación española.

La norma establece un periodo transitorio de dos años para acabar con el sucedáneo del jerez

El nuevo texto legal entrará en vigor a finales de año, dos meses después de su publicación el pasado 30 de octubre, si bien la norma contempla un periodo transitorio de dos años para la adaptación del etiquetado de los productos, entre ellos los vinos generosos 'tipo Jerez' que, a partir de ese momento, encajarían dentro de la categoría de ' Vino generoso tradicional', entendiéndose como tal los vinos fortificados dulces, semidulces, semisecos o secos cuyo aroma y sabor es semejante al producto de origen, elaborado con variedades de uvas frescas, vino de uva pasa o mezcla de ellos, siempre en una proporción mínima de 51% de vino, edulcorado o no con mosto concentrado de uva o con azúcar de caña, o con otros azúcares, alcoholizado con espíritu neutro, alcohol de calidad, común o aguardiente de uva, o azúcares, que produzcan las características sensoriales que se deseen conferir al producto.

El cambio normativo ha sorprendido al Consejo Regulador, cuyo director general, César Saldaña, admite que las autoridades mexicanas han decidido acabar "contra todo pronóstico" con los vinos 'tipo Jerez', por otra parte, una reivindicación histórica de la Denominación de Origen jerezana.

En cualquier caso, Saldaña recuerda que el Consejo Regulador ha estado muy encima de este particular, para lo que ha contado con la colaboración de los ministerios de Comercio y Agricultura, así como de la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas.

El responsable institucional deja claro, no obstante, que el cambio normativo no implicará grandes cambios para el volumen de ventas de los vinos del Marco en México, donde el año pasado se comercializaron del orden de 70.000 litros de jerez. Puede decirse, en este sentido, que México está muy lejos de los denominados mercados tradicionales europeos (Reino Unido, Holanda y Dinamarca), que mueven millones de litros, pero figura entre el bloque de países con un volumen medio alto.

Al margen de poner cerco a la competencia desleal, con la nueva norma desaparecen unos productos que dañan la buena imagen y el prestigio de los vinos de Jerez, toda vez que los generosos 'tipo Jerez' que se elaboran en México son vinos de pésima calidad y bajo precio que confunden al consumidor.

Por lo demás, el cambio normativo es una nueva victoria del Consejo y del sector en su batalla contra los falsos sherries, lucha que comenzó con el histórico 'pleito del British Sherry', que puso fin a la comercialización del sucedáneo del jerez en Reino Unido y del que este año se cumple el 50 aniversario.

En fechas más recientes, y en el marco de los acuerdos bilaterales entre la Unión Europea y países terceros, también se han eliminado o minimizado el impacto de estos falsos sherries en mercados como el sudafricano, canadiense y australiano. Sin embargo, aún quedan algunos casos aislados, como el de Estados Unidos, el principal escollo al que se enfrentan numerosas denominaciones de origen e indicaciones geográficas de vinos europeos, entre ellas las históricas Jerez, champagne y Oporto, que lideran el frente del que también participan las principales regiones productoras norteamericanas (Nappa Valley, Sonoma...) para la defensa y protección del origen de los vinos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios