EVOLUCIÓN DE LA DEUDA CON PROVEEDORES DEL aYUNTAMIENTO DE JEREZ EN 2016 Y 2017

"Negociamos con los proveedores"

  • El gobierno local asegura que está reduciendo los retrasos en el pago de facturas

  • En febrero tardó casi siete meses en pagar; sin embargo, hace un año el periodo medio era de cinco meses

Santiago Galván y Mamen Sánchez, en una reciente comparecencia pública. Santiago Galván y Mamen Sánchez, en una reciente comparecencia pública.

Santiago Galván y Mamen Sánchez, en una reciente comparecencia pública. / manuel aranda

El gobierno local aseguró ayer que en este primer trimestre del año se está logrando reducir el tiempo que el Ayuntamiento tarda en pagar las facturas a los proveedores municipales. Para corroborar esta afirmación, hizo referencia al periodo medio de pago, una magnitud que mensualmente publica el Ministerio de Hacienda y que es una muestra de la capacidad de liquidez de las administraciones públicas. Aunque aún no se han publicado los correspondientes al mes de febrero, el delegado de Economía, Santiago Galván, adelantó el dato de que se han reducido los retrasos respecto a meses precedentes. Así, en ese mes liquidó sus obligaciones unos siete meses después de que se presentaran las facturas; en diciembre, en cambio, lo hacía con un retardo de más de ocho meses y medio. No obstante, el Consistorio jerezano sigue estando muy lejos de la obligación legal de pagar a sus proveedores en un periodo no superior a 30 días desde que lo solicitan por registro.

En un comunicado remitido por el ejecutivo, el edil aludió a una "notable mejora" en los dos primeros mes del año de 2017 pues "se ha reducido el periodo medio pago desde finales de año a estos primeros meses de 2017 en casi 80 días". Así apuntó que de los 279 días de media en diciembre se pasó a 206 en febrero; eso sí las cuantías pendientes de pago no fueron apuntadas por el Consistorio aunque el último dato conocido, que data de enero, es que la deuda con los proveedores rondaba los 57 millones de euros. Al respecto, el edil apuntó: "Es cierto que en el primer semestre el periodo medio de pago va a mejor por la situación de la tesorería municipal y que en el segundo semestre suele empeorar, pero los datos nos indican una notable mejora".

Sin embargo, comparando el dato de febrero de este año con el de ejercicios precedentes se corrobora que el Ayuntamiento dista mucho de haber mejorado en esta magnitud. Así, en 2015 el Ayuntamiento sobrepasaba en 137 días el plazo máximo para abonar estas obligaciones y en 2016, 145 días. Ahora, en 2017, está en 209 días. Además, en 2016 también hubo una mejoría en el comienzo de año.

A pesar de esto, el delegado insistió ayer en que hay una "situación de progreso en la economía municipal que se debe "a las negociaciones con los proveedores". En el comunicado, aseveró: "Las negociaciones que se han llevado a cabo con grandes proveedores de la ciudad han evitado problemas de huelga, de falta de servicios como ha ocurrido otros años en pasadas legislaturas; es verdad que sigue habiendo una cantidad importante de pagos pendientes, porque el Ayuntamiento tiene una deuda mil millonaria, pero vamos a seguir negociando para seguir mejorando".

Por último, Galván reconoció que el Ayuntamiento tiene muy complicado poder aspirar a cumplir el plazo legal de 30 días a medio plazo -se había comprometido con el Ministerio de Hacienda a hacerlo en 2019 pero los objetivos a corto plazo no se están cumpliendo-. "Pero vamos seguir trabajando en la línea de reducir el periodo, sobre todo de la mano de los proveedores para que puedan prestar bien los servicios y nadie se vea perjudicado", incidió.

En el comunicado remitido por el Ayuntamiento no se hizo mención del notable incremento que ha tenido otra magnitud relacionada con los impagos a proveedores como son aquellos gastos pendientes de consignación presupuestaria, las llamadas facturas en el cajón. Tal y como informó este periódico en su edición de ayer, el Consistorio jerezano cerró 2016 con 99,6 millones de euros en facturas no reconocidas y, por ende, sin posibilidad de liquidarlas ya que no cuentan con la partida presupuestaria correspondiente. La cuantía es especialmente preocupante porque ha aumentado en torno a un 30,5% respecto al primer trimestre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios