BARRIOS La granja

Obras que no terminan y servicios que nunca llegan

  • La asociación de vecinos de La Granja denuncia la demora en la instalación de ascensores y falta de limpieza en la zona

Comentarios 1

Los vecinos de La Granja no se explican que tras la remodelación de la plaza de Ronda se haya tenido que levantar el acerado para las obras de instalación del alumbrado público. "No es normal que una plaza 'nueva' esté ahora con parches en el pavimento. No entiendo cómo no lo hicieron antes si constaba en el proyecto inicial", denuncia María José Arjona, presidenta de la asociación de vecinos. Éste no es el único problema con el que cuenta este barrio, ya que según la representante vecinal "limpieza hay poquita. Sabemos que la barriada es muy grande pero no es lógico que sólo vengan una vez a la semana para limpiar cada vía. Además, se acumula la basura en torno a los contenedores, pero hay que reconocer que también es culpa de los vecinos", declara la presidenta, quien añade que "la campaña de tirar los muebles no sirve de nada, porque con los cartelitos en los contenedores la gente no se conciencia del todo".

Arjona reconoce que, aunque la barriada esté inmersa dentro de un proyecto de rehabilitación, "hay proyectos que no se han terminado y un ejemplo son los tres ascensores de la plaza Algar. Estas obras comenzaron en mayo de 2007 y todavía no se pueden utilizar, cuando se sabe que en estos bloques hay personas que lo necesitan urgentemente. Sólo adelantan cuando viene algún político para hacerse la foto". Sin embargo, la presidenta reconoce que dentro de las actuaciones de mejora en La Granja "hay que decir que el centro social es una joya muy envidiada por otras barriadas. La verdad es que está muy bien, y se le está dotando de servicios poco a poco para mejorarlo". Arjona asegura que la barriada "está bien porque tenemos mucha vida, no nos hace falta ir al centro para hacer las compras. Aquí hay muy buena gente".

La asociación de vecinos continúa denunciando que desde el pasado año las obras de la instalación de los ascensores en varios bloques de la barriada todavía no han terminado. "Aquí viven muchas personas mayores y es una necesidad para ellos", apunta María José Arjona, presidenta vecinal. La rehabilitación "singular" de la barriada va lenta y los vecinos piden que además de esta medida, "doten al barrio de mobiliario urbano como bancos y papeleras. Es casi imposible sentarse en algunas plazas", declara Arjona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios