"Parece que la Junta está empezando a contratar, pero seguiremos alerta"

  • La plantilla de la residencia de La Granja espera que la consejería solucione la falta de personal

  • "A veces, sólo dos cocineros dan de comer a 100 abuelos", denuncian

El edificio en el que se encuentra la residencia de ancianos de la Junta, en la avenida Fernando Portillo. El edificio en el que se encuentra la residencia de ancianos de la Junta, en la avenida Fernando Portillo.

El edificio en el que se encuentra la residencia de ancianos de la Junta, en la avenida Fernando Portillo. / vanesa lobo

Comentarios 1

Los trabajadores de la residencia de mayores de La Granja, dependiente de la Consejería de Igualdad y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía, darán hoy por finalizado su primer ciclo de protestas ante la falta de personal del centro. Se reunirán por última vez en la puerta durante unos minutos con las pancartas con las que se han manifestado desde finales de julio varias veces en semana. Y lo hacen a la espera de que lo que por ahora parecen "gestos" de la consejería para que se solucione la situación se tornen en realidad. "Parece que van a cubrir una vacante y dos sustituciones. No vamos a lanzar las campanas al vuelo, es muy poco para todo lo que hace falta pero podría ir en la buena dirección", explicaba ayer la delegada sindical de UGT en la residencia, Isabel Pajuelo.

"Como ejemplo para saber cómo está la situación está la RPT (Relación de Puestos de Trabajo) para los servicios de limpieza y alojamiento, en los que se contemplan 59 puestos de los que actualmente hay sólo 33, por muchas circunstancias como vacantes, bajas de larga duración y vacaciones. Sabemos que no vamos a volver a ese número, pero es que el servicio que se da a los abuelos se resiente". Actualmente, en el centro se presta servicio a 103 personas, de las que 70 requieren una asistencia mayor. "El resto, los 33, son abuelos que se lavan solos, comen sin asistencia y demás, pero también acaban requiriendo que se les ayude porque pasan mucho por la enfermería. Aunque estén bien, caen malos, como es normal". La setentena de asistidos necesita atención "las 24 horas, y son muchas cosas las que hay que hacer. Si un turno en una zona dura siete horas, al final estás todo el rato tapando huecos, porque pasas dos horas haciendo una cosa, luego te vas a otra parte de la residencia... Y te tienes que doblar para hacer todo lo que hay. Así, se está resintiendo el servicio prestado. Nos conformaríamos con volver al número de personas que había en el centro a finales del año pasado. Esto es actualmente insostenible", lamenta Pajuelo. Otro de los ejemplos más ilustradores de la situación es la situación de la cocina. "Hay veces que sólo dos cocineros dan de comer a 100 abuelos. Se hace como se puede".

Llegado este momento, el problema se encuentra en un punto de inflexión. "Vamos a esperar a ver qué ocurre, si la Junta comienza a dar soluciones y contrata personal pararemos las movilizaciones. Si no, ya tenemos permiso para continuar el 5 de septiembre. Será el momento en el que tomemos una decisión". Sobre la mesa se encuentra pasar directamente a la huelga. "Como estamos no podemos seguir, haremos lo que haga falta, estaremos alerta", dice Pajuelo para cerrar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios