"Pedimos a los jóvenes que sean más solidarios con las donaciones"

  • La Hermandad de Donantes de Sangre ha iniciado una campaña de información al ciudadano con la distribución de octavillas en centros sanitarios y campañas de concienciación en centros educativos

Comentarios 2

Llegan las navidades y con ellas, las campañas de donación de sangre se hacen más patentes. Antonio Vega Pérez, el nuevo presidente de la Hermandad de Donantes de Sangre de Jerez, tiene un nuevo programa de actividades y ha retomado vías de actuación que comenzó Miguel Rueda.

-Se le nombró presidente de la hermandad en agosto.

-Sí. Lo quepasa es que en verano la actividad disminuye y es ahora cuando he cogido el cargo con más fuerza. Desde que he comenzado en este cargo me he propuesto que la gente done sangre porque, en ocasiones, son muy pocas las que se acercan a la hermandad.

-¿Cuál es el principal objetivo que se ha marcado desde que se le ha nombrado presidente de la hermandad?

-Hemos recuperado la labor que comenzó Miguel Rueda, que es la rotulación de las calles en los pueblos que pertenecen a la demarcación de Jerez. Se está intentando poner en una calle de cada pueblo de la provincia el nombre de Donantes de Sangre. En Trebujena ya nos han dado una plaza para los donantes e incluso van a poner un monolito en ella. En Prado del Rey tenemos una calle junto a un instituto. Nos estamos moviendo porque es un estímulo para los que viven allí.

-¿Los jerezanos somos solidarios a la hora de donar sangre?

-Tenemos que animar continuamente a las pedanías y algunas barriadas de la ciudad para que den su brazo solidario porque están un poco flojas de donaciones y eso conlleva que estemos machacando mucho con la megafonía. Sin embargo, los pueblos de la provincia son especialmente solidarios.

-¿Cree que es conocida la labor que lleva a cabo la hermandad?

-Es conocida pero con eso no es sufienciente. Por este motivo hemos puesto en marcha un programa de información sobre nuestra actividad. Hemos creado unas octavillas para repartirlas en diferentes centros de salud como el sanatorio, en Asisa y en los Álamos. Era una actividad que había quedado obsoleta y creo que es imprescindible recordarla.

-Es necesario 'publicitarlo' desde otros puntos de vista.

-Claro. Uno de los motivos que nos dio la razón a esta inciativa fue la experiencia de un donante. Tenía a un familiar ingresado y se dio cuenta de la necesidad de la donación. Cuando quiso saber dónde se donaba y las características que debía tener no encontró nada de información. Llegó a mis oídos esta historia y propuse lo de las octavillas.

-En ocasiones la necesidad de donar llega cuando un familiar enfermo lo ha necesitado.

-Claro. Es como si el remordimiento tomara a la persona. Por eso es importante informar bien y en más sitios.

-Tiene dentro de su programa un apartado especial para el sector joven.

-La verdad es que los jóvenes no son muy solidarios. Nos dirigimos a los chicos mayores de edad que tienen especial sensibilidad hacia estos temas. Hoy día, con tanto materialismo la solidaridad queda en un segundo plano y para eso estamos nosotros. La vida no es sólo comprarse un coche.

-Por la falta de solidaridad de la adolescencia están llevando a cabo citas de donaciones en el campus universitario.

-Es necesario. Los chicos pasan muchas horas en los centros educativos y con esto le acercamos más la actividad de la donación.

-¿Cúal es la media de edad del donante?

-Los que se acercan a la sede la media está entre los 35 a 50 años.

-En la hermandad los trabajadores son voluntarios.

-Sí, son todos voluntarios. También hay que agradecer que dediquen su tiempo libre a trabajar de forma altruista en la hermandad.

-Muchas personas donantes dicen que una vez que lo hacen la primera vez siempre repiten.

-Donante es toda la vida. Bueno, rectifico, hasta los 65 años previo parte médico. Hay muchas personas que superan esa línea de edad pero si el médico le da el 'visto' bueno pueden seguir donando.

-Hay ciertos rumores sobre la donación que no son ciertos. ¿Cuál destacaría?

-Hay personas que dicen que no donan porque tienen colesterol o la tensión alta. Sí pueden, pero es más fácil escudarse en estas 'enferemedades' porque en realidad lo que tienen es miedo al pinchazo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios