Pintura flamenca

JEREZ vive inmersa en una vorágine flamenca que abarca todas las facetas artísticas - todos los palos como sería, probablemente, aquí más correcto -. Entre la amplísima programación de actividades con que cuenta el Festival y que tiene su centro neurálgico en el Villamarta - también podríamos decir que en los Apóstoles, en el Consejo Regulador, en las peñas, en el Colmao... - dos muestras pictóricas nos conducen por esa bella e impactante fusión entre lo flamenco y la pintura. Dos actividades que han tenido sus antecesores en pintores importantes que han encontrado en el cante y en el baile recursos múltiples y adecuados para motivos de sus cuadros. Me acuerdo de los impresionantes carteles que hiciera el gran Francisco Moreno Galván para los festivales de Cante que se celebraban en La Puebla de Cazalla, su pueblo. Joyas auténticas que alguna vez el Festival de Jerez tendría que traer para goce y disfrute de los flamencos en particular y del pueblo en general.

Las dos muestras que ocupan estos días el panorama artístico de nuestra ciudad son las de LUISA TRIANA - Sala Compañía - y PEDRO CARABANTE - Sala Arteadiario -; dos exposiciones distintas en fondo y forma a las que sólo une el hilo conductor del motivo representado.

Por un lado nos encontramos con la obra de la bailaora sevillana, que con un elegantísimo dibujo nos conduce por la magia de una experiencia artística donde las formas patrocinan bellos ejercicios de composición. Luisa Triana, conocedora de primera mano de las exuberancias del baile, da forma a unas bellas composiciones que ponen de manifiesto toda la pasión plástica que se desprende de una parcela inquietante donde el propio sentido del baile desencadena infinitos misterios llenos de emoción plástica.

Pedro Carabante - nuestro Peri a Diario -, curtido de mil batallas artísticas nos ofrece su particular visión de una pintura flamenca que, sobre todo, en lo que respecta a la guitarra y sus geniales instrumentistas, él sabe dar variados y puntuales testimonios. El pintor sabe situarse en los entresijos de un medio que él ejecuta con solvencia y magia para dar fe de las muchas posibilidades artísticas que el flamenco genera.

El Festival de Jerez da para mucho, también para comprobar que la pintura flamenca también existe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios