La Policía Local se incauta de 17.000 petardos en Navidad

  • Su venta esta prohibida en Jerez, por lo que muchos ciudadanos van a almacenes de Trebujena, Chiclana y Lebrija para hacerse con estos artefactos y cohetes

Comentarios 2

No hay oficialmente ninguna tienda, local o establecimiento en Jerez que esté autorizado para la venta de petardos, según informaron fuentes de la Policía Local, que vela porque acabe la práctica de la venta y el lanzamiento de este material pirotécnico sin la licencia correspondiente. Hasta el momento se han tramitado cerca de unas cuarenta denuncias por el arrojo de distintos tipos de este material que se llega a dejar hasta en manos de niños muy pequeños sin ser conscientes del riesgo que ello puede acarrear. La autorización de los locales para la venta de estos artefactos pirotécnicos corre a cargo de la Subdelegación del Gobierno que sólo ha autorizado dos puntos de venta en la provincia, uno en Chiclana y otro en Trebujena. Hay que tener en cuenta que estos locales deben de estar perfectamente preparados para el almacenamiento de este material, ya que se trata de algo altamente inflamable, de ahí que los depósitos deban estar acondicionados según unas condiciones básicas.

Una de las localidades cercanas a Jerez que sí cuenta con locales autorizados, además de Trebujena, es Lebrija, de ahí que algunos jerezanos se hayan desplazado hasta esta localidad sevillana para hacerse con petardos y cohetes. No obstante, también hay locales en la ciudad que se han arriesgado a vender estos artefactos pirotécnicos que se distribuyen en distintas categorías en función de su carga. Así, por ejemplo, los de tipo I sólo podrían venderse a mayores de 12 años; los de tipo II únicamente a mayores de 16 años y los tipo III, sólo para los mayores de edad.

El grupo de Investigación de la Policía Local ha llegado a intervenir algo más de 17.000 petardos en lo que llevamos de fiestas navideñas, a lo que se debe añadir lo de otras operaciones que han podido realizar otros efectivos de esta fuerza de seguridad. Algunos locales y hasta domicilios particulares, en concreto uno en la zona Este, se han atrevido este año a aventurarse a la venta de este tipo de material, una práctica que está sancionada con multas que pueden ascender a varios miles de euros según la normativa vigente en materia de explosivos. Hay que tener en cuenta que a la infracción de la venta, se pueden añadir otras como que se ponga a disposición de menores, y el número de éstos, que se haga sin la licencia oportuna, la reincidencia o que el almacenamiento no sea el correcto. Esto hace que se ponga en marcha un 'suma y sigue' al tratarse de infracciones más graves que luego deberán ser impuestas por el director general de la Guardia Civil competente en esta materia.

La colaboración ciudadana es fundamental para detectar esta práctica ilegal, de hecho, varios de estos registros se han llevado a cabo por las denuncias vecinales. Se han intervenido unidades en zonas como la Este, en concreto los más de 1.400 petardos incautados el pasado 12 de diciembre. Así, se han hecho otras intervenciones en las zonas de El Bosque, en Icovesa o La Coronación o en San Telmo.

Uno de los principales problemas que giran en torno a este asunto es la falta de sensación de peligrosidad que gira en torno a este material cuando hay algunos que por su carga pueden provocar graves consecuencias, desgracias que se producen cada año en distintas partes del país. En esta ocasión, una joven de 24 años de Los Albarizones, Rocío Vázquez, ha resultado herida grave a consecuencia del lanzamiento de un cohete en esta barriada rural, que le impactó en la cara en la misma puerta de su casa, que está a unos 300 metros del lugar de donde provenía.

Entre las lesiones más frecuentes provocadas por el mal manejo de este material figuran las quemaduras, daños en el oído o la amputación de miembros como los dedos de las manos.

Se da la paradoja de que algunos padres ponen en manos de sus hijos estos petardos creyendo que se trata de juguetes o les dan dinero para adquirirlos como tal, cuando la realidad es bien distinta. De hecho, los registros en determinados locales por la posible venta de petardos suelen dar positivo, salvo muy contadas excepciones, según indican las mismas fuentes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios