La Policía interviene más de un kilo de cocaína y detiene a siete narcos

  • El grupo de estupefacientes llevaba tres meses vigilando a los apresados, que operaban en varias localidades de la provincia · Un sudamericano era el principal suministrador de la red desmantelada

Comentarios 1

Un año histórico en la lucha antidroga en Jerez: la Policía ha decomisado más de un kilo de cocaína de gran pureza esta semana y ha detenido a siete presuntos narcotraficantes en una redada desarrollada en Jerez, y otras ciudades de la provincia bajo el nombre de 'operación roche'.

El grupo de estupefacientes de la comisaría de Jerez llevaba unos tres meses, aproximadamente, desarrollando una "profunda" investigación tras detectarse "una incipiente organización", cuyos presuntos miembros estaban radicados en Jerez, Puerto Real y Conil. La banda se aprovisionaba supuestamente en Madrid donde podrían haber estado comprando grandes cantidades, indicó ayer la comisaría local en un comunicado oficial de prensa.

Los agentes comenzaron las pesquisas para intentar precisar el posible 'modus operandi' de los miembros de esta organización de narcos. Así, lograron determinar como uno de los detenidos se había establecido en la localidad de Puerto Real donde mantenía abundantes contactos con "personas de origen sudamericano", que presuntamente se situaban como los suministradores de cocaína de gran pureza, de acuerdo las primeras pruebas realizadas en espera de que los análisis de Sanidad así lo certifique.

De este modo, los policías de estupefacientes comprobaron como uno de los detenidos,V.C.T., presuntamente había conseguido una importante clientela que demandaba la sustancia estupefaciente que él mismo adquiría previamente en Madrid. Esta clientela distribuía la cocaína entre diferentes escalones de menor nivel de este entramado delictivo, con destino a "multitud de consumidores finales" de varios puntos de la provincia de Cádiz, añadió la comisaría jerezana.

Una vez identificadas y determinada la manera de actuar de estas personas, se detuvo a L.H.S, de nacionalidad peruana, que presuntamente suministraba a V.C.T., una entrega de sustancia estupefaciente, que se encontraba oculta en un doble fondo de su vehículo.

Con posterioridad se efectuaron el resto de detenciones de los miembros del entramado, con lo que la Policía ha dado por «desmantelada» la organización. Finalmente, la comisaría indicó que, a consecuencia de tres diligencias de entrada y registro en domicilios, fueron intervenidos 1.060 gramos de cocaína, 16.160 euros, 119 gramos de hachís, 100 de marihuana, tres balanzas de precisión para elaborar las dosis, que se pagan a 60 euros en el mercado negro; cuatro vehículos, joyas, de las que se investiga su origen, y documentación diversa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios