Problemas con el hormigón obligan a demoler parte de la nueva comisaría

  • El material no ha resistido las pruebas que se le han realizado durante un mes y la estructura tendrá que ser reconstruida

Parte de la estructura del forjado de la nueva comisaría del Cuerpo Nacional de Policía está siendo derribada durante estos días. Desde el lunes de la semana pasada se están realizando unos trabajos de demolición que se prolongarán durante las próximas fechas, como mínimo hasta finales de esta semana. El motivo de tal operación ha sido que en las inspecciones periódicas se ha encontrado un fallo en la ejecución del hormigón. Es decir, la muestra recogida señalaba que el material utilizado para la construcción de este edificio no soportaría el peso suficiente.

A poco más de un año para que concluya el plazo de ejecución de esta obra, fuentes cercanas a la misma aseguran que esto no debería suponer un gran retraso. No obstante, este dato deberá aportarlo el Ministerio del Interior, por ser la entidad promotora, una vez se sepa cuando concluyen estas remodelaciones. Asimismo, también deberán informar próximamente del coste que suponen estos trabajos, aunque según ha podido saber este medio tendrá que ser el proveedor del material dañado quien se haga cargo de los sobrecostes a través de su seguro. Los datos acerca del coste de tiempo y dinero no pueden ser conocidos hasta que no se acerque el final de la demolición.

No se puede concretar si el problema afectará al plazo de ejecución de la obra de 24 meses

El delegado de Urbanismo, Francisco Camas, confirmó que se ha tenido que proceder a ejecutar derribos en las obras de la Comisaría de la Policía Nacional. En este sentido apuntó que la dirección facultativa, que está en manos de la Delegación de Urbanismo, advirtió a la constructora de que existía una "problemática" con los "materiales" que estaba usando, según las explicaciones dadas ayer por el edil durante una visita a las Bodegas Las Copas.

En este sentido, Camas explicó que se paralizó la obra y la empresa constructora optó "por derribar y rehacer como estaba recogida en el proyecto". No obstante, el edil minimizó este problema señalando que esto es algo que "pasa en muchas obras". "Hay veces que se demuestra sobre la marcha que unos materiales son mejores que otros y es en este caso lo que ha pasado".

Sin embargo, según las fuentes consultadas por este periódico, las pruebas que se realizan al hormigón no suelen fallar ni dar problemas. Es decir, rara vez este material no supera los ensayos que se realizan con él y que tienen una duración de casi un mes, entorno a los 28 días.

Cabe destacar que en breve se cumplirá el aniversario de la puesta de la primera piedra en esta construcción. Los trabajos, que estaban bastante avanzados, contarán ahora con un receso. Por el momento, las máquinas demoledoras siguen trabajando en la destrucción de la parte trasera del edificio, que, tal y como se puede como se puede comprobar a simple vista, ya tenía parte del cableado soterrado. En la parte delantera del edificio, la obra continúa sin problemas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios