Protesta de las barriadas rurales para exigir los servicios básicos

  • La alcaldesa dice que tienen carencias históricas "por los 27 años de abandono"

Comentarios 10

Varias decenas de vecinos se congregaron ayer frente a las puertas del Ayuntamiento, convocados por la federación 'Unión Rural', con motivo "del abandono que tienen las barriadas rurales del termino municipal de Jerez ante la falta de agua, alcantarillado, luz, calles sin asfaltar y la falta de limpieza". Una concentración a la que también se sumó la asociación de vecinos 'Subestación la Cartuja', desde donde denunciaron que vecinos de la barriada rural de la Isla Cruce de las Quinientas llevan desde el 2000 esperando tener agua potable. Así, su presidente Julio Morello se mostraba ayer satisfecho por esta convocatoria "a la que han acudido vecinos de Cuartillo, El Mojo, Las Pachecas y Las Quinientas, pese a ser día laborable". Al tiempo que anunció que están previstas nuevas concentraciones, esta vez en Estella y en fin de semana, "para que puedan acudir todos los que quieran".

Ante esta convocatoria, la alcaldesa, Pilar Sánchez, hizo ayer público un comunicado para reiterar "el firme compromiso de su Gobierno municipal con las barriadas rurales de atender las demandas históricas de sus vecinos para seguir dando un trato preferente al mundo rural". En este sentido, la regidora socialista valoró la actitud "coherente y responsable" de los delegados de Alcaldía, que "se han desmarcado de la manifestación convocada por la presidenta de la federación Unión Rural". Tras lanzar un mensaje de confianza a los vecinos de la zona rural, justificó una vez más que "estas barriadas tienen carencias históricas porque en 27 años no se ha hecho nada. Estamos poniendo agua allí donde podemos, pero nadie nos puede exigir que se trabaje de espaldas a las reivindicaciones que de forma coordinada están haciendo los delegados de barriadas rurales".

Pilar Sánchez señaló también que "no se pueden hacer las cosas sin tener en cuenta los intereses generales y pidiéndole a una administración que cometa ilegalidades", por lo que destacó la actitud de los dieciséis delegados de barriadas rurales que tras la asamblea del jueves decidieron no secundar esta protestas. En la misma línea, la delegada de Medio Rural, María del Carmen Martínez, dio a conocer mediante un comunicado su disconformidad con esta convocatoria realizada sin consenso de sus miembros. La delegada municipal "se ha hecho eco de las palabras que los propios representantes de las barriadas rurales que expresan, en el escrito remitido tras la reunión en Lomopardo, que la concentración se había convocado sin el consenso de sus miembros, actuando de manera partidista, particular y aprovechando el momento coyuntural".

"Tal y como citan textualmente", explicó María del Carmen Martínez, "no ha habido una reunión anterior a esta nueva convocatoria de la Federación Unión Rural hacia las asociaciones" que la conforman. Por otro lado, la delegada socialista también consideró importante "la responsabilidad de la que hacen gala los representantes de las barriadas que en su nota consideran una hipocresía erigirse en bandera de la mayoría de los vecinos, con la cantidad de problemas históricos que tiene la zona rural".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios