San Valentín goza de buena salud

  • Alrededor de 260 personas celebran este fin de semana la noche de Cupido en La Tonelería de Juan Carlos con una espléndida cena y la actuación de la tuna de Enfermería para amenizar la velada

La celebración de San Valentín se volvió aún más dulce tras disfrutar del postre que Casa Juan Carlos preparó para la ocasión. En la noche del sábado, 260 personas decidieron que La Tonelería era el mejor sitio para celebrar la noche de Cupido y el catering de Juan Carlos el mejor aliado para que la cena saliera perfecta. A pesar del frío de la noche, el fuego de las antorchas a la entrada de la bodega presagiaba que la velada iba a ser cálida.

Con una gran carta de aperitivos en el jardín, la cena fue tomando cuerpo con sabores a mar y a tierra. Parejas, grupos de amigos e incluso algunas peñas disfrutaban de los primeros canapés rodeados de corazones en las ventanas del salón. Besos, presentaciones y una copita de oloroso para calentar el ambiente.

El salón ya estaba preparado, mesas con velas, una flor y más corazones. El servicio supo actuar como verdaderos veladores de 'Cupido', una noche parecida a un convite de boda pero sin novios, o por lo menos, sin novios vestidos de blanco. Juan Carlos reconoce que "una buena cocina sin un buen servicio no es nada. Al igual que un buen servicio sin una buena comida tampoco funciona. Después de ocho años haciendo esta cena nos hemos dado cuenta que hay demanda cuando las cosas se hacen bien y nosotros es lo que intentamos".

La cena no acabó con el postre, la luz se volvió más tenue y la tuna de Enfermería entró en el salón haciendo las delicias de los más románticos. Servilletas arriba cuando comenzaron los primeros acordes de 'Cielito lindo', las parejas empezaron a entonar la canción entre risas y palmas. Este es otro de los aspectos que quiso acentuar Juan Carlos, "cuando aparece la tuna las parejas dan la sensación que se quieren más", apuntó el cocinero entre risas, y añadió "la música es muy importante. Ya sea con la tuna como con la orquesta Sarandoga que hemos traído. Es la mejor que hay ahora en el mercado porque se amolda mucho al público que hay en la fiesta". Un público de todas las edades, desde los 25 a los 65 años, que aprovecharon cada minuto de la noche y en el que se sumaron las cuarenta personas que cenaron en la Casa Juan Carlos.

El repertorio de la orquesta comenzó con canciones románticas y las parejas se levantaron para animar la pista de baile. Una noche en la que Juan Carlos dio el toque final con una gran piruleta de caramelo para las más golosas, un placer en San Valentín, un placer para el paladar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios