San Valentín, en tierra de nadie

  • Vecinos de la popular barriada reclaman al Ayuntamiento mejoras en la limpieza e infraestructuras

  • Solicitan más presencia policial ante el aumento de vandalismo

Hace mes y medio los vecinos de San Valentín alzaron un SOS ante el aumento de vandalismo en la barriada. Nada parece haber cambiado desde su llamada de auxilio, así que vuelven a levantar la voz contra el abandono al que se ve asumido el barrio. "Hay inseguridad, la gente no está tranquila por la conflictividad del entorno. Denunciamos que habíamos sufrido el robo de cuatro puertas de los bloques de vivienda, pero no hemos notado mejoría desde el punto de vista de mayor presencia policial, a pesar de que el Ayuntamiento tiene constancia de esta situación", denuncia Miguel Ángel Lorenzo Fernández, presidente de la asociación vecinal. San Valentín tiene problemas "desde hace años". Los vecinos han sufrido incendios de motocicletas, robos de las baterías de coches... "Hay miedo. La barriada es antigua, no hay mucha gente joven, y no nos vemos protegidos", añade el representante de los vecinos.

La inseguridad por la crecida del vandalismo no es el único punto negro del barrio. Denuncian además la falta de limpieza, puesto que el operario "que debe venir los jueves, empieza por San Juan de Dios y no llega abajo por falta de tiempo". Las zonas de malezas y unos contenedores con los tapones rotos son las mejores 'llamadas' para que las ratas campen a sus anchas en San Valentín. "Hemos llegado a comprar nosotros trampas para los ratones, y aunque el Ayuntamiento realizó una limpieza general de los terrenos junto a la barriada, aún hay muchos sitios que tiene maleza. Intentamos echar una mano en todo lo que podemos, pero no llegamos", argumenta Fernández.

Desde la federación Solidaridad, Manuel Cazorla, añade que el estado en el que se encuentra el campo de fútbol "es incomprensible". "Junto al colegio hay un pino que necesita una poda urgente y se forman unos atascos de mil demonios en las horas puntas del colegio. Qué menos que el Ayuntamiento coordine esa zona, donde no hay limpieza de imbornales, no hay control de velocidad y donde son los propios vecinos los que mantienen el servicio de limpieza como pueden. No es normal que los vecinos tengan que suplicar una poda. San Valentín, hasta ahora, no existe para el Ayuntamiento", critica Cazorla, quien añade que "pedimos al Ayuntamiento una 'contraprestación' por el trabajo que realizan los vecinos de San Valentín en su barrio, para que el entorno sea lo más agradable posible. El Ayuntamiento debe ser consciente de esta situación".

José Saborido, miembro también de Solidaridad, describe que la zona junto al colegio es "tercermundista". "Esa situación ahoga la limpieza de la barriada. El muro del colegio está negro, no sé desde cuándo no se pinta, las aceras que van a Área Sur están en mal estado... Horrible", puntualiza.

Juan Amares, vecino de San Valentín, reconoce que "vivir en la barriada era antes muy agradable, vivíamos en una armonía exquisita. Desde que pusieron Secundaria allí, aquello ya no es igual. Se forman unas peleas increíbles y lo ves". "El Ayuntamiento debería reunirse con nosotros para diseñar un pequeño plan de choque, de coordinación y apoyo, y necesitamos más presencia policial. Los presupuestos participativos están muy bien, pero estos no mejoran la calidad de vida", remarca el presidente vecinal, quien añade que "somos 20 bloques, no interesaremos mucho porque somos cuatro gatos".

"El Ayuntamiento tiene que ponerse las pilas y meterle mano a San Valentín. Estos vecinos están dando el do de pecho y ya es hora que el Ayuntamiento también actúe", reclama Cazorla

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios