Consecuencias del huracán

Sandy, vivencias de una jerezana

  • Eloísa Guerra, afincada en Virginia, relata cómo sufrió las consecuencias del huracán, que azotó con fuerza en gran parte de los Estados Unidos

En Norfolk (Virginia), reside la protagonista de esta historia, Eloísa Guerra, hermana del conocido fotógrafo de la ciudad Carlos Santos. La jerezana, que decidió afincarse en los EE.UU. tras casarse con un militar americano, ha sufrido en primera persona las consecuencias de Sandy, el devastador huracán que ha azotado con fuerza al país norteamericano.

Eloísa informó a este medio que Norfolk no ha sido uno de los lugares más afectados por el huracán. No han sufrido daños de ningún tipo pero sí son víctimas del "malestar de tener que pasar tres días sin poder salir de casa. Todo está parado, los colegios, el trabajo, las tiendas, y los servicios municipales. Hemos estado con la incertidumbre de esperar que nos digan si había que evacuar y teníamos la preocupación de que se inundara la casa o el viento hiciera caer un árbol encima de la vivienda. También estábamos preocupados por quedarnos sin electricidad. En el último huracán estuvimos tres días sin luz", declaró la jerezana a este medio.

Estar pendiente del 'Weather Channel' y los avisos de autoridades fueron las principales ocupaciones de esta familia mientras permanecieron encerrados. Dentro del desastre, se sienten afortunados porque "no perdimos la luz, pero todavía hay miles de personas a oscuras", explica. Afirma que su zona no ha sufrido daños "nada que no pueda solucionarse limpiando", sin embargo otras, como pueden verse en las fotografías, no han tenido tanta suerte.

Cuenta que entre la población de Norfolk "no diría que hubo exactamente miedo. Sí se notó en el ambiente pena por los que no han sobrevivido y por los que lo han perdido todo" . Recuerda además que "la costa Noroeste está menos acostumbrada a los huracanes que los estados del golfo de México, y las muertes y las pérdidas materiales siempre se sufren mucho". Un país en definitiva víctima de la llamada hurricane season y a ello tienen que intentar adaptarse irremediablemente porque como dice Guerra, "es lo que tiene vivir en esta parte del planeta, ¡no todo el mundo tiene la suerte de vivir en Jerez!".

Este huracán se ha caracterizado "por dejar poca lluvia, pero viento muy fuerte y ha sido este viento el que ha provocado que el agua del Atlántico entrara en la costa". Así este efecto ha provocado que las calles se inunden complicando la rutina de los ciudadanos aunque asegura que "poco a poco todo está volviendo a la normalidad aunque aún hay algunas calles cortadas y cortes de luz". No es su primera experiencia, ya ha vivido otros fenómenos como el Katrina, el cual le hizo transladarse desde Mississippi a Virginia, después vino el huracán Irene y ahora Sandy. "Sobre mi cabeza han pasado ya 3 huracanes". La experiencia ha hecho que en esta ocasión esté bien preparada. Tanques de gasolina llenos, generador cargado para posibles cortes eléctricos, comida, agua, los documentos más importantes y ropa preparadas por si hubiera aviso de evacuación y "un hacha, nunca se sabe si la vas a necesitar". De momento, todo parece volver a la normalidad, así el caos quedará en una nueva vivencia sin consecuencias graves.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios