La Semana Santa mueve en Jerez más de tres millones de euros

  • La hostelería es la principal beneficiaria, con 1,2 millones de movimiento económico entre hoteles, bares y restaurantes

Imagen de las animadas terrazas de la plaza Rafael Rivero en una luminosa tarde de Lunes Santo. Imagen de las animadas terrazas de la plaza Rafael Rivero en una luminosa tarde de Lunes Santo.

Imagen de las animadas terrazas de la plaza Rafael Rivero en una luminosa tarde de Lunes Santo. / pascual

Comentarios 1

La Semana Santa, a veces tan denostada por algunos sectores, supone una verdadera inyección económica que beneficia, especialmente, al centro de la ciudad así como a gran cantidad de industrias locales, desde el gremio de las costureras al de las ferreterías donde las corporaciones compran innumerables objetos y herramientas (desde rejillas para las flores a tornillería). Uno de los gremios más beneficiados es el de los artesanos. No en vano, se trata de una celebración en la que el arte que atesoran iglesias y capillas durante todo el año es sacado a la calle. Supone un impulso a los productores de flor cortada, a las productores de cirios en las cererías, a las bandas de música, al transporte de pasajeros por toda la ciudad rumbo a un centro atestado de gente e incluso en gastos de tintorería (un dato realmente curioso como comprobarán en esta información). El mayor impacto se logra en el sector hostelero (bares, restaurantes y hoteles) donde una Semana Santa pasada por agua se erige en una verdadera maldición bíblica.

Esta conmemoración cristiana mueve en Jerez más de tres millones de euros, especialmente durante los días grandes en los que su celebración tiene lugar en las calles de la ciudad. Como se puede comprobar se trata, en su práctica totalidad, de un movimiento económico que redunda en beneficio de la ciudad y de las localidades vecinas, a excepción de las papeletas de sitio que, como es lógico, ayudan a las hermandades a subvencionar buena parte de los gastos que les generan sus estaciones de penitencia, las cuales no son precisamente baratas. En este caso en concreto se trata, llamémosle así, de un circuito interno pues quien paga la papeleta es el propio hermano (el dinero sale y queda en la corporación) no así en el caso de los palcos y sillas que llega a las cofradías desde el exterior (el público). Buena parte del mismo es destinado a obras de caridad a través de Cáritas Diocesana.

Los bares del entorno de la Carrera Oficial suelen triplicar sus ventas estos días

En lo que se refiere al gasto en hoteles, según manifestó a este medio Antonio de María, presidente de la federación provincial de hostelería, Horeca, los hoteles no disfrutan de una Semana Santa de llenos. Tan sólo rozan el "no hay habitaciones libres" en el periodo comprendido entre el Jueves y el Sábado Santo, siendo habitual la salida del cliente el Domingo de Pascua a primera hora de la mañana. Se trata por tanto de tres días en los que la ocupación "suele rondar el 90% de la oferta disponible". Según De María, en la ciudad hay precios para todos los gustos, en los que se paga de 15 a 70 euros por huésped (hay que multiplicar por dos en caso de habitación doble). La media viene a ser de 40 euros por persona. Igualmente, cabe destacar que la ciudad tiene una oferta hotelera que ronda las 3.500 plazas. De ellas, como ya se ha señalado, se ocupan nueve de cada diez. Es decir, 3.150 plazas suelen ser vendidas cada Semana Santa. Estos datos vienen a señalar que el movimiento económico en hoteles ronda, aproximadamente, los 400.000 euros (378.000 para ser más exactos) sin contabilizar del Domingo de Ramos al Miércoles Santo. Tan sólo el puente festivo.

La hostelería es otro de los sectores ampliamente beneficiados por la Semana Santa. Quizás el que más ya que se trata de una celebración que tiene lugar en la vía pública. Los hosteleros consultados por este medio coincidieron en señalar que las cajas que habitualmente se hacen en el centro urbano ascienden a unos 500 euros de media en el caso de las cervecerías y los bares, que tienen en la venta de bebidas su negocio, y unos 750 euros de aquellos que también se dedican a las tapas. Al igual que sucede con los hoteles, los días grandes son Ramos, Jueves y Viernes, si bien en Jerez se une la jornada del Miércoles Santo, que es especialmente celebrada. En dichas jornadas la caja habitual se triplica, mientras que en el resto de la Semana Santa (tampoco está tan mal) se duplica. Estas cifras vienen a suponer que los 80 bares y restaurantes aproximadamente que existen en el entorno de la Carrera Oficial en el centro de la ciudad mueven durante esta semana del orden de 768.000 euros, lo que viene a suponer casi 130 millones de las antiguas pesetas.

Uniendo ambos cálculos en el seno de este sector, se puede asegurar que tan sólo a este respecto en la ciudad hay un movimiento económico cercano a los 1,2 millones de euros en apenas una semana en lo que a prestación de servicios hosteleros se refiere. Pero no es lo único... Hay mucho más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios