Sólo 597 de los 1.920 empleados del Ayuntamiento son funcionarios

  • 902 trabajadores del Consistorio son laborales indefinidos, de los que 619 fueron contratados bajo mandato de Pacheco, 130 con el PSOE y otros 153, durante los 18 meses de coalición del PP con el PSA

Comentarios 75

Tras anunciar el viernes pasado el gobierno municipal que aplicará a corto plazo un ERE para 390 trabajadores del Ayuntamiento y su grupo de empresas, el PP detalla que sólo 597 de los casi 2.000 empleados del Ayuntamiento son funcionarios, de los que más de la mitad (304) conforman la plantilla de la Policía Local. El resto es personal laboral: 403 son laborales fijos, que cuentan con una plaza a la que accedieron por procedimiento de contratación, y hasta 902, laborales indefinidos, que no tienen plaza y en teoría son los que pueden verse más perjudicados por el mayor y único plan de ajuste de la historia reciente del Consistorio.

No hay que olvidar que el Ayuntamiento y su grupo de empresas y fundaciones cuenta con alrededor de 2.500 empleados en la actualidad. Y que si se suman las plantillas de las concesionarias, la cifra ronda los 3.600 empleados. Desde el gobierno municipal precisan que de los 902 laborales indefinidos, 619 entraron a trabajar en el Ayuntamiento bajo mandato del exalcalde Pedro Pacheco, y otros 130, con la socialista Pilar Sánchez al frente del Ayuntamiento. Los otros 153 ocuparon su puesto durante la coalición que firmaron PP y PSA: 97 en las áreas gobernadas por los andalucistas y 56, por los populares, aunque quien presidía la Corporación era la alcaldesa, María José García-Pelayo.

Otro dato que destaca el PP es que durante el mandato del PSOE, 640 laborales temporales pasaron a ser indefinidos. Así lo subrayan los populares para dejar claro que, si en su día no se hubiesen renovado la mitad, por ejemplo, de estos contratos, hoy el plan de ajuste no hablaría de tantos despidos.

A pesar de la abultada plantilla del Ayuntamiento, llama la atención que el número de funcionarios del Consistorio está 47 puntos por debajo de la media del Estado; 54 por debajo de la media de la Junta de Andalucía, y otros 4 puntos por debajo de la media de los ayuntamientos andaluces, según informó la alcaldesa, María José García Pelayo, el mismo viernes.

Las medidas de ahorro, más allá de los despidos, incluyen la amortización de 250 plazas correspondientes a otras tantas jubilaciones (naturales) previstas a lo largo de los próximos cuatro años. Desde 1985, la plantilla municipal se ha plasmado en un obsoleto catálogo de puestos de trabajo, y ahora también se adelgazará la estructura municipal para ahorrar con la primera Relación de Puestos de Trabajo (RPT), que rebajará los cargos directivos y los salarios. En total, se reduce un 40% la estructura organizativa y administrativa del Ayuntamiento.

Con dicha RPT, el gobierno municipal aspira precisamente a aumentar el número de funcionarios, toda vez que los laborales fijos puedan pasar a ser funcionarios, claro está, en el futuro, cuando la situación económica mejore muy mucho. Será un proceso de funcionarización para otorgar más estabilidad y garantizar la carrera profesional.

En la actualidad, el Ayuntamiento paga sueldos a personas que incluso ni aparecen durante meses -se da algún caso que nunca- por su puesto de trabajo. Del total de su plantilla, el 90% de los cargos directivos cobra un complemento de productividad, así como el 38% de los trabajadores con categoría inferior. A partir de ahora, la productividad se regulará para ahorrar y al tiempo evitar desigualdades que en la actualidad están a la orden del día. De hecho, hay personas que con la misma categoría cobran hasta 20.000 euros más por este concepto que sus compañeros con idéntico cargo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios