La página ecuestre

De Texas a Argentina, dos mil leguas de viaje ecuestre

  • Parece una locura, pero la organización ya está en marcha. Una cabalgata ecuestre recorrerá a caballo el continente americano durante un año. Hay plazas para 30 jinetes

Comentarios 2

SI Julio Verne levantara la cabeza probablemente pensaría que tiene seria competencia. Su Nautilus ha sido renombrado hoy, varios siglos después, con el nombre de la cabalgata ecuestre que va a recorrer el continente latinoamericano a caballo (Marcha Internacional Continente Americano). El Capitán Nemo es la OMTE, la Organización Internacional de Turismo Ecuestre, y la distancia: 12.500 kilómetros, el equivalente a unas dos mil leguas (1 leguas=5,5 kilómetros).

La historia arrancará en noviembre de 2010 con una expedición formada por una treintena de jinetes y caballos (elegidos por riguroso orden de inscripción) desde la ciudad de San Antonio, Texas (Estados Unidos), para encontrar su final en diciembre de un año después, 2011, en Buenos Aires, Argentina.

La aventura parece una locura pero la organización ya está en marcha y dispuesta a recorrer a caballo los miles de kilómetros que separan ambas ciudades del continente americano. Ésta es la nueva propuesta de la Organización Mundial de Turismo Ecuestre (OMTE), que organismo que estuvo recientemente en Jerez con motivo del I Congreso Internacional de Turismo Ecuestre.

'Marcha Internacional Continente Americano' es el nombre de la aventura propuesta por la OMTE, la cual "no significa una especial epopeya ni por su riesgo, ni por su espectacularidad ni por su singularidad, pues incluso en este siglo, y con mayor longitud, la han realizado aventureros en circunstancias más expuestas, por su improvisación y falta de datos", apuntan desde el máximo órgano de Turismo Ecuestre.

La OMTE asegura que no se mueve por "un interés lucrativo", sino que se conforma con apoyos para hacer que la aventura sea "viable" y no gravosa, así como para que permita a su término el "fácil reintegro" de todos los participantes a sus "actividades normales".

El itinerario está ya diseñado y perfectamente trazado. La organización ha registrado los detalles de cada etapa, al menos sobre cartografía a escala 1:50.000 y con curvas de nivel cada 20 metros. Incluso, en un gran número de etapas la cartografía es aún de mayor precisión.

Se estima una etapa media, en terreno favorable, de 55 kms./día en número de 50 a 60 etapas. La Organización Mundial tiene además pensados los aires que se sucederán en cada jornada tipo (terreno favorable), contando con que habrá distancias que se recorrerán a pie, a paso, a trote y otras, las menos, a galope. Esto, permitirá una media ligeramente superior a los 10 kilómetros por hora.

Con paradas técnicas de 5 a 10 minutos cada hora, un alto de 3 ó 4 horas al alcanzar los 2/3 de la jornada, se podrán establecer en la media indicada y con una distribución de 6 horas de marcha, 6 horas de trabajo y cuidados, y 12 horas de descanso.

Cada cuatro días de marcha se dedicará uno de descanso, que podrá alargarse ligeramente, si coinciden con ciudades o lugares de interés. En Panamá, al concluirse el primer tercio del viaje y en Lima, al segundo tercio, se dedicarán una semana al descanso y revisión de equipos.

La iniciación de la marcha está calculada para que, dado el aumento y disminución de la latitud, el avance hacia el hemisferio austral y las diferencias climáticas de cada nación y estación, se realice aprovechando al máximo la estación más favorable posible en cada zona del recorrido.

Los caballos considerados adecuados son los árabes y los cuarto de milla, mientras que la edad recomendada por la OMTE para los caballos es de 6 a 8 años.

En principio se espera firmemente que cada jinete inicie y concluya la marcha con el mismo caballo. No obstante, se prevé una reserva de dos caballos, para imponderables, que viajarán en remolque.

Una caravana auxiliar motorizada paralela seguirá por carretera, para atender las necesidades logísticas, efectuándose la reunión al final de cada etapa. Estos vehículos de apoyo serán autobús-alojamiento, camión-almacén y todo terreno taller con remolque para caballos.

El alojamiento se efectuará en régimen de acampada, salvo en los días de descanso y en lugares donde existan instalaciones hípicas adecuadas y utilizables. Además se contará con guías del ejército en cada país.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios