EDUCACIÓN

La Turdetania en el Museo Arqueológico Municipal

  • Febrero 2018. Este mes lo dedicamos a plantear actividades de Cultura Andaluza, se abre la inscripción de jornadas como 'Trayectorias', seguimos fomentando la lectura...

La Turdetania en el Museo Arqueológico Municipal La Turdetania en el Museo Arqueológico Municipal

La Turdetania en el Museo Arqueológico Municipal

"…a los turdetanos se les considera los más sabios de los íberos: pues no sólo utilizan la escritura sino que poseen crónicas y poemas de antigua tradición y leyes versificadas de seis mil años", "… sus ciudades son extraordinariamente numerosas, pues se dice que llegan a doscientas".

Un león esculpido en piedra arenisca nos saluda desde el patio del museo mientras sujeta a su presa, igual que antaño, posiblemente, guardara un mausoleo funerario. Orgullosos e implacables, estos formidables animales sagrados, símbolo de fortaleza, también protegen la entrada de las ciudades, y vigilan…

Mientras, un grupo de nobles pertenecientes a la aristocracia realiza antiguos rituales de purificación de origen oriental con agua perfumada, con artilugios como el hisopo con forma de paloma, que descansa hoy, maltrecho por el paso de los años, en las vitrinas de la planta primera, junto a cerámicas áticas de figuras rojas, o de barniz negro procedentes de Grecia, y traídas por mar hasta los mismos pies de la ciudad de Asta, a través del Lago Ligustino y los esteros navegables de la hoy fértil campiña repleta de viñas. En la casa, se prepara la comida en las ollas y morteros, y todos esperan, mientras observan los platos pintados con color a la almagra que contendrán el pescado, o los cuencos, copas, y los jarros realizados a torno, con esa característica decoración pintada de bandas rojas y negras. La misma decoración que tienen las urnas que guardaron en su día las cenizas de los antepasados, y que fueron cuidadosamente depositadas en misteriosos ceremoniales, en la necrópolis junto a la ciudad, en los cerros que señalan hacia la puesta de sol.

Cerca del lugar que hoy ocupa un moderno circuito de velocidad, sobre un cerro que domina todo el entorno, las ánforas no dejan de producirse, esos recipientes de gran tamaño con dos asas -de ahí su nombre-, donde se almacenará para su transporte el cereal que se produce por todas partes.

Hombres y mujeres, guerreros, aristócratas, campesinos, ganaderos, artesanos,…formaron parte de una sociedad de clases compleja, muy orientalizada pero con un poso de influencia propia considerable, que se supo heredera de la legendaria Tartessos, con leyes escritas, y conocedora de su propia Historia.

1 (Estrabón: Geografía, III).

Diego Bejarano Gueimúndez Asociación de Amigos del Museo Arqueológico

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios