Vecinos de Chapín, en pie de guerra por la apertura de un nuevo pub

  • Los residentes en la calle Belgrado, que se manifestarán a final de mes, recuerdan que se trata de una zona saturada acústicamente y denuncian problemas diarios debido a la constante movida juvenil

Comentarios 8

Los vecinos de residencial ‘El Ángel’ de la calle Belgrado en Chapín se sienten “totalmente engañados” por el gobierno municipal tras la apertura de un nuevo pub en el área Lola Flores. Los afectados recuerdan que ya denunciaron el caso al Ayuntamiento en abril de 2007 y que, tras sus quejas, el local quedó clausurado. “Se trata de un área acústicamente saturada, así que no sabemos que relación tiene el propietario con los responsables de otorgar las licencias para que finalmente haya abierto de nuevo las puertas el pub ‘Cachemir’, hace ahora unas dos semanas”, apunta uno de los vecinos de la calle Belgrado. De hecho, la indignación es tal que ya anuncian movilizaciones para final de mes, “una vez que informemos a los 14.000 miembros de la plataforma de Chapín”.

Los afectados se encuentran totalmente sorprendidos porque “tras revocar el expediente del local, ahora ya está funcionando”. Al mismo tiempo, denuncian los constantes problemas que sufren debido a la movida juvenil que se ha visto incrementada con este nuevo espacio. “Mi hija sale a trabajar muy temprano y tengo que acompañarla todos los días al coche porque le da miedo”, explica un residente, señalando que “yo mismo tengo que dejar el coche lejos de mi puerta para evitar que me lo arañen o le rompan los cristales”. A esto se le une que apenas pueden dormir debido a que durante toda la noche “hay coches pasando con la música a todo volumen”. Ni siquiera la Policía Local atiende sus llamadas, “porque antes venían, pero ahora ni eso”.  La situación actual aseguran que es “insostenible”, sobre todo en el caso de los vecinos con hijos pequeños. “La puerta de mi casa está a sólo diez metros del pub y a pocos metros de éste, un par de locales más al lado, se han instalado indigentes y se aprecia un constante ‘trapicheo’ con gente entrando y saliendo a todas horas”, señalan, apuntando que “además, las calles están llenas de basura y restos, porque la gente hace sus necesidades en nuestras portales sin pudor ninguno”.

Los afectados recuerdan que hace pocas semanas mantuvieron contactos con la delegada Irene Canca, que se comprometió a darles una solución, pero “a fecha de hoy ya ni nos coge el teléfono. Lo cierto es que estamos muy desilusionados porque todos creíamos en las palabras y en las promesas de la alcaldesa Pilar Sánchez, pero una vez que han pasado las elecciones municipales se han olvidado totalmente de los vecinos”. Por estos motivos anuncian que, como última salida, “estamos dispuestos a poner el cartel de ‘se vende’ en todas las viviendas, si el gobierno municipal no cumple con lo que nos prometió de que no se abrirían más bares en esta zona”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios