Vecinos de cañadas desafectadas exigen las escrituras de sus casas

  • Gemma Gérez vive en Cuartillo, cuya cañada ha sido desafectada hace tres meses · Sin embargo, aún no se ha completado la legalización, pese a que lo ha pedido de forma urgente para abrir un negocio

Comentarios 5

"Queridos Reyes Magos: este año hemos decidido no pedir nada para nosotros, con el objetivo de que le traigáis a mi madre las escrituras de su vivienda, ya que lleva mucho tiempo luchando para conseguirlas". De este modo, comienza la misiva que los hijos de Gemma Gérez, de 29 años, han enviado este año a sus Majestades de Oriente. Esta vecina de Cuartillo, viuda y madre de tres hijos menores de 12 años, malvive desde hace años con una pensión de sólo 300 euros. Tras años de espera, en mayo de este año la visita a su barriada rural de la alcaldesa Pilar Sánchez le devolvió la esperanza. "Vino aquí en época de elecciones y me dijo que antes de final de año estarían las escrituras de Cuartillo", explica Gemma, apuntando que "pese a mi desconfianza inicial, me dijo que sería así, que antes no se había hecho por Pacheco".

Para esta vecina fue todo un alivio conocer la noticia, ya que podría hacer por fin realidad su sueño de abrir un negocio propio con el que mantener a su familia. "Tengo una parcela de 700 metros cuadrados en Cuartillo, con una casa de unos 100 metros cuadrados, y en el terreno que tengo delante de mi casa es donde quiero llevar a cabo el proyecto de ubicar mi empresa de masajes-spa, ya que yo soy terapeuta desde el año 96 y son los únicos estudios que poseo", explica. Se trataba de un idea que le rondaba la mente desde hacía varios años y que surgió, según relata, después de mucho tiempo buscando empleo en empresas de inserción laboral sin éxito. "Mis hijos necesitaban muchos gastos que yo no podía abarcar y entonces empece a dar masajes en una habitación que habilite para ello, que actualmente es de lo que medio vivo yo y mis hijos", comenta Gemma. Por estos motivos, el anuncio de la regidora socialista supuso, en principio, una cambio radical en su vida. "Para mí es fundamental tener las escrituras de mi vivienda porque las necesito para avalar el préstamo y así tener financiación para edificar el negocio, pues el BBVA me ha brindado esa oportunidad de darme el préstamo", asegura esta vecina de Cuartillo.

Siete meses después del encuentro que tuve en persona con la propia alcaldesa Pilar Sánchez, como reconoce la afectada, la situación de la barriada rural ha dado un giro pero "sigo a la espera de recibir las escrituras". De este modo, apunta que la cañada Real de Albadalejos Cuartillo está desafectada desde el pasado 18 de septiembre que se publicó en el BOA de la Junta de Andalucía, "un requisito imprescindible para escriturar las viviendas", señala mientras muestra las distintas cartas que así lo demuestran y que le han enviado desde la Administración andaluza. "Pues bien si según la Ley del Suelo, que entró en vigor el 1 de junio, y según el BOA donde aparece como desafectado el núcleo de Cuartillo ya se sabe que no hay impedimento legal algún, ¿qué es lo que está pasando?", se pregunta esta vecina, recordando que la regidora socialista "declaró en los medios de comunicación que las casas de Cuartillo al paso por el núcleo urbano ya se pueden empezar a legalizar."

Gemma Gérez asegura que lleva tres meses de incertidumbre y sufriendo "maltrato psicológico desde el Ayuntamiento, desde donde se están riendo de mí". De hecho, muestra dos cartas recibidas desde la Administración local donde se le dice que se le va a recibir por parte del delegado de Urbanismo, Juan Pedro Crisol, pero a fecha de hoy, continúa esperando. El problema, además, es que la mayor parte de los vecinos de la barriada rural no tienen prisa por recibir las escrituras de sus viviendas. "Llevan años esperando y para ellos esperar un poco más no supone ningún inconveniente, porque se da la circunstancia que muchos son mayores", reconoce Gemma, apuntando que su caso es distinto "y urgente, porque necesito esa documentación para poder tener mi negocio y mantener a mi familia". No en vano, su labor como terapeuta es bien conocida entre los vecinos y su agenda "no tiene ni un sólo día libre. Por eso creo que es una buena idea montar esta empresa, pero no me dejan". Al mismo tiempo, subraya que se conoce muy bien la Ley del Suelo y que "si existiese algún obstáculo, me lo habrían dicho, pero no es así. Por eso me siguen mareando y mandando de un sitio a otro sin escucharme". Desilusionada con lo que le está pasando, reitera que "tan sólo necesito las escrituras, que las voy a pagar yo no el Ayuntamiento. No les pido dinero, sólo las escrituras que por ley puedo hacer ya".

Los siete meses que lleva luchando por lograr su objetivo y los últimos acontecimientos han provocado, incluso, que esta vecina se encuentre en tratamiento porque sufre ataques de ansiedad. "Muchas veces me vengo abajo y lloro desconsoladamente, pero gracias a Dios continúo adelante por mis hijos, porque ellos son lo más importante y no voy a permitir que me traten mal desde el Ayuntamiento, que se supone que nos tiene que representar a todos los ciudadanos", señala de forma contundente. Además, harta de tópicos, se muestra molesta con la actitud de algunas personas que "piensan que en la zona rural no sabemos de nada. Están muy equivocados, aquí hay personas tan bien formadas o mejor como en la ciudad". Por eso, comenta que tal vez el retraso para continuar con el proceso, "se debe a que quieren dárselas a todos los vecinos a la vez. Sin embargo, no creo que eso sea necesario, mi situación es límite y mis circunstancias personales hacen que lo pida con mayor celeridad, porque en ningún sitio se dice que se deban dar antes aquí o allí".

Pese a todos los contratiempos que denuncia estar sufriendo, esta vecina de Cuartillo no ha cesado en su empeño de lograr lo que pide. Tan es así, que "tras no ser atendida correctamente en el Ayuntamiento", ha escrito en repetidas ocasiones a otros responsables políticos. "Claro, no puede quedarme callada viendo que no me hacen caso, así que le he escrito cerca de 40 correos electrónicos al presidente de la Junta, Manuel Chaves", asegura, mientras enseña algunas copias de este correos, de los que aún espera respuesta. Sin embargo, Gemma Gérez puede presumir de haber tenido mayor éxito en su intento de contactar con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero. "Él sí me respondió, aunque me decía que no podía ayudarme porque según una ley, que ahora no recuerdo exactamente, lo que yo le pedía era competencia exclusiva del municipio y él no podía actuar", afirma. Al tiempo que explica molesta que, en el caso del Ayuntamiento, "tras dos cartas diciendo que Crisol me recibiría, después de dijeron que el delegado no tenía nada que decirme y que el asunto estaba en trámite. ¿Eso no es reírse de mí?". A pocos días para que finalice el 2007, Gemma Gérez desconfía de que haya novedades en la legalización total de Cuartillo: "No sé, mucha prisa se tendrían que dar ahora para solucionar en pocos días lo que no han hecho en tres meses, pese a que aseguró de que la legalización estaría concluida antes de que acabase este año". Por el momento, tan sólo sus hijos mantienen la ilusión y muestran las peticiones navideñas que han realizado en estas Navidades con el fin de que su madre pueda disfrutar por fin "de una cosa que me corresponde por Ley, las escrituras ahora que ya está desafectada la cañada".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios