Vicasa prevé invertir 90 millones de euros en la nueva fábrica de botellas

  • La empresa confirma en su alegación al PGOU que modernizará su planta y "mantendrá los puestos de trabajo", pero desliza que esos planes sólo son viables con la reclasificación de los terrenos actuales

Comentarios 2

Una de las 900 alegaciones presentadas a la revisión-adaptación del nuevo planeamiento urbano de Jerez que más expectación y controversia ha despertado es la de Saint Gobain-Vicasa, la multinacional francesa propietaria de la actual fábrica de botellas que ha visto, contra sus intereses, como la aprobación inicial del PGOU mantenía la clasificación de los suelos de actividad industrial que ocupa en la ronda de los Alunados. En su alegación, a la que ha tenido acceso este Diario, la empresa garantiza por escrito una nueva planta en la ciudad con una inversión cuantificada "inicialmente en 90 millones de euros", lo que certifica su compromiso de continuidad en Jerez y la preservación de los puestos de trabajo. Precisamente, las premisas claves que ponía sobre la mesa el gobierno municipal para desatascar cualquier tipo de negociación sobre la futura reclasificación.

Para cumplir con todo lo anterior, la multinacional solicita la delimitación de los terrenos como una nueva Área de Reforma Interior (ARI) del planeamiento urbano y propone que la calificación urbanística de sus 112.000 metros cuadrados contemple "usos urbanos diversificados que posibiliten la implantación de usos residenciales, como global característico, y de actividades económicas, como usos compatibles, tal y como contempla la legislación urbanística y la ordenación contenida en el propio Plan". De este modo, la reclasificación, a juicio de Vicasa, "garantizaría la disponibilidad de suelo para usos urbanísticos, la adecuada dotación y equipamientos urbanos, y la intervención en la ciudad consolidada".

Al tiempo, desde la empresa alegan que el Plan "ha de asignar a los terrenos nuevos los aprovechamientos urbanísticos que permitan tanto la Ley del Suelo como la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA), con el objeto de dar viabilidad económica a las actuaciones de implantación de la nueva fábrica en la ciudad -prevista para el ejercicio 2010-2011-, para la que ya existe un estudio económico".

Al hilo de esto último, lo más importante de la propuesta anterior no es la reclamación en sí misma que hace Vicasa al Consistorio -que ya era de sobra conocida-, sino el compromiso por escrito, como se ha dicho, de garantizar su continuidad en Jerez y "aumentar la capacidad productiva respecto a los niveles actuales", lo cual implica, de forma directa, nuevos puestos de trabajo en la ciudad. "La construcción de unas instalaciones modernizadas en una nueva localización dentro del término municipal es una medida que garantizará el mantenimiento de los actuales puestos de trabajo directos y la continuidad en Jerez de una de las empresas que tradicionalmente ha sustentado el sector industrial en la ciudad", aseguran en última instancia en el documento.

En cualquier caso, las negociaciones, que han vuelto a reavivarse a raíz de la alegación recogida por Urbanismo, se prevén complejas, pues otra cosa bien distinta a la garantía de permanencia de Vicasa en Jerez, con la que se cuenta, son las pretensiones que la empresa tiene para el inmenso solar que dejaría la actual fábrica. Según ha podido saber este medio, el objetivo de la multinacional pasa por combinar torres residenciales de diez plantas, de unas mil viviendas, con un atractivo comercial que "no se resuma en tiendas de barriadas, sino en algo que vaya más allá". Resta conocer ahora la contrapropuesta municipal a todo esto.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios