Una deuda de apenas 200 euros por droga provocó una paliza mortal

  • La Fiscalía pide penas de cárcel superiores a los seis años a tres acusados por el caso del polígono de San Benito· Un toxicómano murió solo en su domicilio de Doctor Arruga por la rotura del bazo

Comentarios 2

Una deuda de apenas 200 euros es el posible móvil que provocó una paliza mortal en el polígono de San Benito la madrugada del 23 de agosto de 2006. Las autoridades levantaron el cadáver de un hombre, Carlos S.R., toxicómano, que fue hallado dos días después, aproximadamente, de sufrir la agresión en las inmediaciones de su domicilio en la calle Doctor Arruga. Los forenses detectaron desde un primer momento indicios de que la muerte fue por causas violentas y esos datos fueron corroborados por la posterior autopsia. La Policía judicial, después de varios meses de investigación que incluyeron 'pinchazos' de teléfonos, detuvo a tres individuos. Todos ellos fueron a prisión durante unos tres meses aproximadamente aunque en la actualidad están en libertad provisional por esta causa. Todos carecen de antecedentes penales.

La Fiscalía les pide penas superiores a los seis años de prisión como presuntos autores de delitos contra la salud pública por tráfico de drogas que causan daños graves (cuatro años), homicidio imprudente (un año y ocho meses) y lesiones (ocho meses), según ha podido conocer este medio. El juicio oral se celebrará en junio en la Audiencia Provincial, señaló el letrado Antonio Ibáñez, consultado por este medio, ya que se trata de uno de los abogados defensores personados en la causa. Él pedirá la libre absolución de su patrocinado.

El escrito de acusación pública, al que este medio ha tenido acceso, indica que el fallecido había comprado cocaína en numerosas ocasiones a los tres procesados. Llegó a tener supuestamente una deuda de 200 euros con ellos ya que estos le fiaban en algunas ocasiones. El precio medio de una dosis de esta droga dura es de 60. Al parecer, los acusados, con ánimo de cobrarse la deuda, le "agarraron y golpearon en varias ocasiones en distintas partes del cuerpo". Incluso, uno de ellos lo amenazó de muerte antes de marcharse en coche de la barriada, según consta en las actuaciones que serán juzgados.

El hombre subió a su casa donde falleció horas después por rotura del bazo en dos tiempos, como consta en las actuaciones. Había recibido un golpe en el costado lateral izquierdo. Sin embargo, el sujeto ni se trasladó a recibir asistencia médica en ningún momento ni tampoco pidió ayuda a familiares y vecinos. Varios de ellos, extrañados por no tener noticias sobre él, llamaron a la casa, y al no tener respuesta avisaron a las fuerzas de seguridad.

Incluso, como ya señaló este medio en su día, algunos vecinos insinuaron que la muerte podría haber sido consecuencia de una paliza, que no fue denunciada. La investigación legal corroboró lo que entonces era un rumor de la calle.

La acusación pública añade que los tres acusados tendrán que indemnizar, en caso de condena firme, con 48.000 euros a los herederos legales del fallecido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios