Las autoescuelas temen perder un 40% de sus ingresos por la huelga

  • El paro de los examinadores llega en el peor momento para el sector de los centros de conducción

Un profesor de autoescuela, Victoriano Moreno, junto a su alumno. Un profesor de autoescuela, Victoriano Moreno, junto a su alumno.

Un profesor de autoescuela, Victoriano Moreno, junto a su alumno. / pascual

La anunciada huelga de examinadores de la Dirección General de Tráfico le costará a las autoescuelas de la comarca de Jerez al menos el 40 por ciento de sus ingresos mensuales, aseguró ayer a este medio el presidente de este colectivo de profesionales en la zona, Antonio Herrera Marrufo.

Por el momento, las estimaciones del sector apuntan a que de examinar una vez a la semana se pasará a hacerlo tan sólo una vez al mes. Este hecho provocará, a buen seguro, un tapón en las listas de aspirantes a sacarse el carné de conducir ya que muchas personas no acudirán a los centros de conducción a sabiendas de que no podrán acceder al ansiado permiso en breve. En este caso las prisas suelen ser determinantes. De otro lado se encuentra otro hecho innegable como es que el verano es aprovechado por multitud de jóvenes para, una vez concluida la temporada de exámenes sacarse el carné. Este flujo de clientes de las autoescuelas se ha visto igualmente seriamente afectado.

Uno de cada tres jóvenes que se disponían a matricularse no lo ha hecho

Las primeras previsiones apuntaban a unas pérdidas del 30% si bien Herrera Marrufo las ha elevado en diez puntos en apenas unas semanas, consciente de que el impacto sobre el sector puede ser realmente fuerte. Las consecuencias se está dejando notar en los centros de conducción desde el pasado mes de julio, cuando la afluencia de examinandos cayó seriamente. Hace apenas quince días Antonio Herrera cifraba para este medio el descenso de alumnos "en el entorno del 30%".

Las últimas promesas realizadas por la Dirección General de Tráfico apuntaban al hecho de que se iba a afrontar la contratación de un centenar de examinadores.

El gran problema radica en que se trata de personal que entraría en proceso de formación. Es decir, debería afrontar un proceso de selección y exámenes que determinarían quiénes son los adecuados para el puesto. Con todo ello, los huecos quedarían sin cubrir. En este caso en concreto el problema radica, esencialmente, en que la solución no es ni mucho menos inmediata. "Este personal deberá ser formado debidamente por lo que no se trata de gente que vaya a incorporarse de forma inmediata, sino que habrán de pasar por un periodo de formación que es especialmente complejo", recuerda Antonio Herrera a este medio.

La soluciones, a estas alturas, son pocas: sacarse el carné de conducir de aquí al 4 de septiembre es complicado, pero desde las autoescuelas recuerdan que los exámenes, pese a la huelga, siguen abiertos. "Todo es cuestión de estar preparados y obtener fecha". Pese a todo ello, y desde un punto de vista empresarial, la "ruina" está servida en las mesas de las autoescuelas desde hace meses. Y es que ante el temor a no poder sacarse el permiso la paralización del negocio ha sido muy alta. Y además no hay que olvidar que esta época del año, el verano, es el 'pulmón' de las autoescuelas jerezanas. Este año se ha perdido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios