Una avería provoca la inundación de parte del edificio de los juzgados

  • El Registro Civil tuvo que abrir dos horas más tarde, mientras que la sala de vistas y el despacho de la juez de Primera Instancia 4 estaban totalmente anegados de agua al reventar uno de los bajantes

Comentarios 7

La rotura de un bajante por un atasco de papel dejó patentes las carencias del edificio de los 'viejos' juzgados. Cuando la Guardia Civil y los funcionarios llegaron a las dependencias del Juzgado de Primera Instancia 4, justo al lado de Hacienda, se encontraron más de un cuarto de agua en dependencias como la sala de vistas, el despacho de la juez titular, la oficina en la que trabaja la plantilla de funcionarios o Instancia 2. No se sabe si además la fuerte tormenta de agua de la noche del martes ha podido contribuir además a esta situación dantesca.

Las consecuencias de la rotura de este bajante han sido desastrosas y las han sufrido tanto los profesionales de la Justicia como los propios ciudadanos, que esperaban desde antes de las nueve de la mañana a que abriera el Registro Civil. Para empezar, buena parte de los expedientes de Primera Instancia 4 fueron víctimas ayer de tan 'inesperada' mojada y eso que ya se habían dado avisos de que algo no iba bien en estas dependencias judiciales la semana pasada, cuando empezaron a caer unas gotas del techo. El problema se subsanó, o eso parecía, hasta que ayer quedó en evidencia que no fue así. El juzgado no cerró sus puertas en ningún momento, pero los funcionarios no pudieron hacer nada, salvo tratar de salvar los expedientes como podían. Ni siquiera pudieron encender los ordenadores por el peligro que conllevaba. A ciencia cierta ayer no se sabía si en el día de hoy podían trabajar con normalidad, aunque muchos documentos se tendrán que rehacer o como mínimo esperar a que se sequen.

Dos de las dependencias que se vieron más afectadas fueron la sala de vistas del juzgado, donde se celebran bodas los viernes, y el despacho de la juez titular de Instancia 4. Allí los equipos informáticos sufrieron un chaparrón por el agua que provenía del bajante y se han visto muy afectados. La mayor parte de la mañana se empleó en achicar agua y adecentar el lugar. A última hora de la mañana de ayer se traían plaquetas para el techo, aunque del techo de la sala de vistas seguía rezumando agua. Hoy tienen previstos algunos juicios, aunque muy probablemente se tendrán que suspender si no están a punto las instalaciones.

Los ciudadanos que esperaban ayer para realizar sus trámites en el Registro Civil tuvieron que esperar hasta las 11 para hacer sus gestiones. Parte del agua había llegado a sus dependencias y no podían atender desde primera hora, a las 9. Por eso, sólo se repartieron cincuenta números, en lugar de cien, con las consiguientes molestias para quienes esperaban desde temprano.

No es la primera vez que el juzgado sufre inundaciones. Las últimas, el pasado septiembre donde cayó parte del techo del Juzgado de Instrucción número 1 y el garaje y archivo se vieron afectados.

La delegada provincia de Justicia, Blanca Alcántara, acudió ayer al juzgado para comprobar lo ocurrido y tomar decisiones. "Ha sido un problema de atasco y del agua que ha caído. No se ha suspendido la actividad judicial en absoluto y el juzgado no se va a cerrar. Este problema se va a arreglar entre hoy -por ayer- y mañana", dijo la delegada. Cuando se le preguntó por el futuro de García Figueras, Alcántara señaló que existe un claro interés por la Consejería para hablar de la futura Ciudad de la Justicia de Jerez. "García Figueras no puede continuar como está bajo ningún concepto, pero hay que barajar opciones, como derribar el edificio y hacer uno nuevo en su solar. El Ayuntamiento nos ha ofrecido suelo. La decisión hay que tomarla pronto", subrayó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios