El brandy hace de la reforma del vino su mejor campaña de promoción

  • El espirituoso sale reforzado gracias a la importante labor pedagógica de Gobierno y sector

La visita al Marco de Jerez en julio de la comisaria de Agricultura de la UE; Marianne Fischer, ha sido clave en el desarrollo final de la negociación de la reforma del vino y en el cambio de opinión propiciado por el sector y el Gobierno español en los países más beligerantes con el mantenimiento de las ayudas a la destilación, entre ellas las de uso de boca que hacen viable la industria del brandy de Jerez.

Al igual que en los días previos reponsables del Marco de Jerez y el presidente del Consejo Regulador del brandy subrayaron la importancia de esta visita, el secretario general del Ministerio de Agricultura insistió en el acierto de una iniciativa que ha resultado fundamental en el vuelco de la propuesta inicial de la Comisión Europea, contraria en un principio al mantenimiento de todo tipo de ayudas a la detilación, quizás por el desconocimiento de la realidad de un sector y una industria avalados por su fuerte implantación en el mercado internacional y que, como recordó ayer el responsable ministerial, genera empleo y riqueza.

La concesión de un periodo transitorio para las ayudas de uso de boca, que luego se transformarán en pago único por hectárea, ha sido posible, según explicó ayer Puxeu, gracias a la importante labor pedagógica desarrollado por el sector y la ciudad con el apoyo de los negociadores españoles, que se han encargado de desmantelar el esterotipo que marcaba a la destilación de uso de boca, y por tanto al brandy, como un mecanismo más para la eliminación de excedentes a través de la quema de alcohol.

La confusión de muchos Estados Miembros, principalmente del norte, basada en un absoluto desconocimiento de la realidad del sector, ha servido para que el brandy se reivindique como la única bebida espirituosa que se nutre al cien por cien como materia prima de la uva, cuyos mostos se destilan para uso de boca, es decir, para ser consumidos como otro producto vitícola en el mercado.

En palabras de Puxeu, "en España se hace un producto vitivinícola que se llama alcohol de uso de boca y que sirven para hacer otros productos excepcionales como el jerez y el brandy, a los que se une el Oporto en Portugal, pero la primera aproximación era que se gastaba mucho dinero para destruir vino".

Tras el éxito, el secretario general de Agricultura manifestó su "agradecimiento, y no es peloteo, a la ciudad de Jerez y a los empresarios -bodegueros-, al sector del Jerez porque, e incluyo la visita de la comisaria, conseguimos de verdad que se diese cuenta de la importancia de un tejido industrial y empresarial (...), de la vitalidad de un sector que está funcionando, que ha tenido sus altos y bajos en los mercados mundiales, pero que ha sido capaz de innovar y de sacar nuevos productos, una realidad que no podía ponerse en juego por una decisión administrativa que, en primera instancia, era muy lesiva para nuestros intereses".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios