La caída de ocupación se debió a la falta de levante

  • Desde Horeca consideran que Jerez se beneficia de los temporales de viento en la zona costera, algo que este verano no se ha producido

Turistas pasean por la plaza del Arenal en agosto del año pasado. Turistas pasean por la plaza del Arenal en agosto del año pasado.

Turistas pasean por la plaza del Arenal en agosto del año pasado. / josé contreras

La ocupación hotelera durante la primera quincena de este mes de agosto ha sido inferior a la del año pasado. Concretamente en 4,3 puntos. Según Antonio de María, presidente de la patronal provincial del sector, Horeca, la razón es simple: "Este año no ha hecho levante". Según apunta De María, este fenómeno meteorológico es determinante a este respecto pues fue precisamente el que el año pasado propició que los establecimientos hoteleros de Jerez se llenaran de clientes que huían de la levantera en la costa. A este respecto cabe destacar que hasta los comercios de Jerez notaron el año pasado el tirón de la levantera en la costa, así como muchos lugares de interés turístico como las bodegas. Quien no puede estar en la playa aprovecha sus vacaciones de otra manera y Jerez es un opción estupenda para ello.

Pese a todo, desde el seno de Horeca se minimiza este descenso. "A grandes rasgos viene a significar que de cada cien personas que el año pasado se hospedaron en Jerez en esta primera quincena de agosto este año lo han hecho 96. Es un descenso, es cierto, pero no especialmente destacable", sentenciaba ayer el presidente de los hosteleros provinciales.

A nivel provincial los datos han sido mejores, aunque también con una ligera caída del 1,8%. A este respecto desde Horeca se apunta que "se puede considerar un éxito que pese al boca a boca del año pasado, que fue horrible de levante, tan sólo se haya pagado esta escasa factura. Esto significa que el destino tiene clientes fieles que saben, perfectamente, que les puede coger un temporal o, lo más seguro, disfrutar de un maravilloso verano como el actual".

Las previsiones para la segunda quincena de agosto son especialmente esperanzadoras aunque nadie se atreve "a vender la piel del oso antes de cazarlo. En el turismo de vacaciones la meteorología juega un papel vital y si el tiempo se enturbia los resultados se resienten". En su opinión, "si el calor sigue la ocupación será buena tanto en Jerez como en el resto de la provincia. No en vano estamos hablando de ocupaciones superiores al 91%, lo que es sin duda un gran resultado".

En lo que se refiere al gasto de los turistas De María tiene una idea absolutamente clara: "La alegría en el gasto de los años previos a la crisis no va a retornar. Eran años en los que los matrimonios tenían dos sueldos, uno se destinaba a los gastos corrientes y a vivir y el restante quedaba para el ahorro y el disfrute. Eran años en los que trabajadores sin formación llegaban a ganar 3.000 euros mensuales en el sector de la construcción. Fueron de un nivel de gasto que no van a retornar, o al menos eso creo yo".

Para el presidente de Horeca en la provincia "los peores tiempos de la crisis han pasado pero el gasto sigue estando contenido". ¿Por qué razón? Pues según dice por el hecho de que la presión fiscal del Estado es enorme. "Mire usted tenemos un IVA que en la mayor parte de los casos es del 21%. Eso viene a significar que de cualquier sueldo el poder adquisitivo se ve rebajado en el entorno del 13%. La crisis estará a punto de superarse pero en España no se ha recaudado jamás tanto dinero como en estos momentos. Va siendo momento de que el Gobierno se decida a que haya dinero que se mueva fuera de sus arcas. Sería muy satisfactorio ya que, a nadie escapa, que un 21% de ese dinero volvería a ellos pero los sectores económicos de la sociedad también se verían beneficiados".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios