Entre copas (la página del vino)

El cambio climático entra en el 'coupage'

  • Aparece un estudio que alerta de procesos indeseados en Jerez debido a la subida de temperaturas, coincidiendo con la celebración de un congreso mundial en Barcelona sobre el fenómeno en el vino

Comentarios 3

La aparición casi a la vez de dos estudios sobre la influencia del cambio climático en el vino ha levantado todas las alarmas en el sector (en el sector mundial, porque la vida en Jerez discurre, como de costumbre, plácidamente). El primero de estos informes ha sido elaborado por el geógrafo Gregory Jones, de la Southern Oregón University, que ha tomado como muestra 27 regiones vitivinícolas de todo el mundo (de España únicamente Rioja) y ha llegado a la conclusión de que se ha producido una subida de la temperatura de 1,2 grados, lo que acelera su maduración y está produciendo el adelantamiento de la vendimia aproximadamente unos diez días en todas las regiones analizadas. Las previsiones de futuro que hace Jones no son muy halagüeñas, ya que estima que en 2050 el incremento será de más de dos grados, con indudables consecuencias para los vinos españoles, portugueses e italianos, que en principio serían los más perjudicados de Europa.

Pero es tal vez el presidente de la Academia del Vino de España, Pancho Campo, quien ha levantado la voz de alarma con su informe 'Impactos del cambio climático en la industria del vino', un texto concluyente sobre la situación en España y que recoge, de manera pormenorizada, efectos que el autor ya habría constatado en diversas regiones vitivinícolas españolas. De Jerez dice varias cosas, según ha recogido Crónica de El Mundo. "Las cepas brotan ya antes de tiempo, debido a la alteración prolongada de los termómetros. En Jerez, el fenómeno, marcado en el calendario por el día del Padre (19 de marzo), ahora se produce con ocho días de antelación". De Jerez también dice -no literalmente- que es cada vez más frecuente ver uvas quemadas por el sol y que maduran antes, cuando las pepitas aún están verdes al vendimiar, lo que lleva a que los vinos, como conclusión, sean más amargos.

Todos estos temas se analizarán en el II Congreso Mundial de Cambio Climático y vino, que se desarrollará mañana y el sábado en Barcelona y en el que se espera la presencia ni más ni menos que de Al Gore, el pope del cambio climático (y Nobel de la Paz).

En lo que se dan a conocer las conclusiones del congreso, desde Jerez las cosas no se ven tan negativas. El presidente de Asevi-Asaja, Francisco Guerrero, señaló que el fenómeno que ha constado, más que el calor por efecto del cambio climático, es la existencia de golpes de calor que relaciona con el agujero en la capa de ozono y que además "desde siempre" se han quemado racimos de uva. Sobre el adelantamiento de las vendimias, afirma que "día arriba, día abajo, en el Marco siempre ha comenzado la vendimia hacia la Virgen de los Milagros (8 de septiembre) y en esas fechas seguimos". Cristóbal Cantos no cree que haya signos de alarma y recuerda que este año la vendimia ha concluido tarde y con problemas de maduración, debido tanto a las lluvias como a la suavidad del verano. Carmen Romero, gerente de Aecovi, tampoco ve los signos de alarma que Campo detalla en Jerez, aunque recordó la extraña brotación que se ha producido en otoño, con la vid completamente engañada por el final de verano lluvioso y la bonanza de octubre.

Sí es cierto que en los últimos años es habitual que comience a cortarse uva hacia el 15 ó el 20 de agosto, pero se trata de uva palomino para elaborar blancos de mesa (rara es la bodega de Jerez que hoy no tiene un vino de la Tierra de Cádiz) o varietales 'foráneas' que han ido incorporándose a esta denominación de calidad, como la chardonnay, sauvignon blanc, etc. Incluso reconociendo que la vendimia se ha podido adelantar "algo", se apunta también a los nuevos clones de palomino que se están introduciendo y que, efectivamente, maduran antes.

Pero lo que puede ser negativo a la larga para Jerez (y los países meridionales) no tiene porque serlo para otras zonas. Los vinos de Alsacia y Champagne (Francia) y de otras zonas de Centroeuropa pueden dejar de tener problemas para madurar e incluso algunas que recurren a la chaptalización (añadido de azúcar) podrán dejar de hacerlo si se cumplen los pronósticos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios