La campaña de la remolacha finaliza en Jerez con un 18% menos de cosecha

  • En total se han recogido 695.000 toneladas de las casi 12.000 hectáreas repartidas entre las provincias de Cádiz y Sevilla · Coag dice que la calidad es "bastante aceptable" y confía en la estabilidad del sector

La campaña remolachera finalizó ayer en la zona sur con una producción total de 695.000 toneladas, según informó el secretario provincial de Coag-Sevilla y responsable de la organización agraria en materia de remolacha, José Antonio García. Esta cifra supone un descenso aproximado del 18 por ciento respecto al ejercicio anterior, cuando se molturaron 850.000 toneladas, aunque los datos son positivos teniendo en cuenta que se trata de una "campaña de transición" debido a los cambios en el sector. Así, José Antonio García explicó ayer que esta recolección ha sido "algo más larga" de lo habitual ya que se ha prolongado durante 83 días aunque, de cara al próximo año, avanzó que la campaña será previsiblemente más corta, ya que la producción deberá reducirse de las 695.000 toneladas actuales a las 563.000 toneladas, es decir, la cuota asignada a la zona sur.

En total, en Andalucía se han sembrado 11.900 hectáreas (cerca de 8.500 correspondientes a la provincia de Sevilla y unas 3.400, en Cádiz), frente a las 13.600 del año pasado, una reducción que se enmarca en el proceso de adaptación de la nueva OCM del azúcar. Pese a los recortes en la producción, Coag destacó que los niveles de calidad han sido "bastante aceptables" si se tienen en cuenta las "duras condiciones" que ha tenido que soportar la cosecha en estas últimas semanas por las altas temperaturas. Al tiempo que señalaron que la polarización media registrada (nivel de azúcar) se situó por encima de los 17,5 grados, mientras el descuento medio fue del 9,60 por ciento.

Tras este balance, José Antonio García destacó especialmente el hecho de que el cultivo haya sobrevivido a pesar de los "malos augurios de quienes daban por muerto y finiquitado" a un sector que, a pesar de la reforma de la OCM, mantiene a unas 1.300 familias andaluzas y aporta al campo unos 210.000 jornales. Para el mantenimiento de la actividad, ha resultado imprescindible la "apuesta" realizada por la industria, así como por la Junta de Andalucía, que ha complementado con cuatro euros el precio final de la tonelada de remolacha, lo que ha permitido un nivel "digno de rentabilidad" para los agricultores, según el responsable de Coag, quien insistió en que "hay una realidad distinta a la que teníamos antes pero sigue existiendo remolacha, que ha sido nuestra apuesta desde el principio". De hecho, según la coordinadora, ha sido gracias a esta aportación por lo que los productores han podido recibir 43 euros por tonelada de remolacha, unas cantidades que parecen estar aseguradas "hasta el año 2013, lo que garantiza cierta estabilidad en el sector". Por eso, de cara al futuro, el objetivo de la organización es poder asegurar el futuro del cultivo y de todo el tejido socioeconómico vinculado a él, es decir, "más de 2.000 empleos directos e indirectos". Hay que recordar que la molturación de la remolacha se ha llevado a cabo en la fábrica del Guadalete, en Jerez, que es la única de Andalucía que se mantiene operativa tras los desmantelamientos de las factorías de San José de la Rinconada (Sevilla) y Guadalcacín .

García se refirió también a British Sugar (propietaria de la planta) asegurando que "hasta ahora en las conversaciones que hemos tenido con la nueva propietaria nos dicen que tienen interés por producir azúcar. A ellos les es más rentable producir azúcar que refinarla, por lo tanto están apostando porque se mantenga la cuota de azúcar y la producción en el sur. Eso es lo que nos trasmiten". Aun así, desde Coag adelantaron que "vamos a trabajar para que eso sea un hecho y vamos a exigir a todos los componentes tanto económicos como a las Administraciones para que la remolacha siga siendo una realidad aunque, en principio, las intenciones son de continuidad".

Sobre las previsiones del sector a partir de 2013 con la liberalización del mercado, José Antonio García aseguró que en estos momentos el futuro es una "incógnita" porque de momento los remolacheros tienen asegurado un precio "medianamente aceptable hasta esa fecha, pero a partir de ahí los complementos que vendrían por parte de las distintas vías se acaban aunque, por supuesto, eso no tiene por qué significar el fin de la remolacha". Ante este panorama, aseguró que desde Coag se va a trabajar tanto con la industria como con organizaciones y con las Administraciones para que "tengamos un horizonte de estabilidad que supere el 2013. Creemos que hay muchísimas posibilidades por el nuevo marco a nivel internacional del azúcar que se puede crear porque, si a partir de esa fecha el precio de aquí va a ser el mismo que en Francia o Alemania, sí aquí no es rentable, en Francia y Alemania tampoco por lo que entendemos que no va a desaparecer la remolacha y, por lo tanto, suponemos que habrá una nueva OCM o marco de producción a partir del año 2013 que se tendrá que renegociar en el marco europeo para que siga habiendo remolacha tanto en España como en Europa".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios