La casa 'Siloé' cumple 10 años con una demanda constante

  • El hogar para personas con sida acogió el pasado año a 23 residentes y sigue manteniendo una lista de espera de enfermos con un alto grado de dependencia

Comentarios 3

La casa de acogida para enfermos de sida 'Siloé' acogió el pasado año de forma permanente a 23 personas, la mayoría con un alto grado de dependencia y con un futuro incierto en cuanto a poder abandonar este recurso y vivir una vida autónoma, según se expresa en la memoria 2007, que la asociación 'Siloé' ha presentado recientemente. Se da la circunstancia de que el hogar cumple en octubre de este año diez años de existencia, en los que la demanda y la lista de espera no ha bajado, según manifestó ayer la presidenta de 'Siloé', Rosalía Bejarano, "un signo claro de que desgraciadamente sigue siendo un recurso necesario. Tenemos lista de espera de la calle, de personas con un grado de dependencia grande y también desde Instituciones Penitenciarias. Son personas que necesitan la casa, pero además, durante un tiempo largo".

Pero además, la asociación dispone de un piso tutelado, como recurso intermedio entre el hogar y una vida autónoma y un centro de acogida y encuentro en La Serrana, que ha vivido un leve incremento de la demanda. El pasado año pasaron por el centro 162 personas, en su mayor parte transeúntes, de las que 86 corresponden a expedientes nuevos y el resto, a antiguos usuarios. Se trata de personas que, tras la acogida, han sido derivadas a otros recursos como centros de salud, el albergue municipal, el comedor de El Salvador y el Centro Municipal de Drogodependencias. En el ámbito sanitario, todos los usuarios del centro de día han sido remitidos al Centro de Prevención de Tuberculosis, al objeto de prevenir y diagnosticar de forma precoz la enfermedad. La memoria llama la atención sobre el hecho de que en caso de padecer alguna enfermedad, el acompañamiento y el apoyo es cada vez más demandado y necesario y al mismo tiempo, resalta como un logro, los avances que se producen con estas personas a la hora de mantener unas conductas estables en las relaciones, una mejora en la higiene y el aspecto físico o el reencuentro con familiares y amigos perdidos.

La asociación, que inició sus primeros pasos en 1995, ha ido completando sus servicios hacia los afectados más marginados por esta enfermedad con su programa de acompañamiento en el hospital y sus actividades de prevención, un aspecto, que según afirma Bejarano, tendrá un importante refuerzo este año. La presidenta de 'Siloé' , que valora la labor que realiza un voluntariado ya consolidado y especialmente implicado, apunta al proyecto de la casa hogar 'Lar Siloé' en Mozambique como una de las iniciativas más ilusionantes emprendidas por la asociación en el campo de la cooperación para el desarrollo en África, gracias a su promotor, el padre Antonio Aguilar. El hogar, donde viven 105 niños y niñas huérfanos del sida, está ubicado en la ciudad de Beira y allí se realiza una labor tanto social como humanitaria y sanitaria, que se completa con cursos de alfabetización de mujeres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios