El centro de mayores de Las Angustias se queda sin ascensor

  • Está fuera de servicio desde noviembre

  • La Junta dice que estudia varios presupuestos debido a que es necesario instalar uno nuevo

Desde el pasado 29 de noviembre el ascensor que comunica las plantas del centro de mayores de Las Angustias se encuentra precintado, debido a que la instalación, que puede tener unos 40 años de antigüedad, según estima el director del centro, Sebastián Toro, no está en condiciones de seguir funcionando. El problema es que no se trata de una avería subsanable y la única solución, según explica Toro, es instalar uno nuevo. "En estos años se le han ido haciendo mejoras, pero ya nos han dicho los técnicos que esta vez no tiene arreglo. La maquinaria se ha quedado obsoleta. Su utilización sería un peligro para los mayores". Y ahí no acaban los contratiempos, porque, según la nueva normativa, el hueco que ocupa el actual ascensor no está homologado. "La solución es utilizar el hueco del patio interior del edificio e instalar allí un nuevo ascensor, pero claro eso requiere un proyecto de obra, una serie de autorizaciones y una consignación presupuestaria. Por lo menos este lunes ya ha estado aquí una empresa para hacer mediciones y elaborar un proyecto".

El malestar entre los mayores que utilizan el centro es evidente. El propio director admite que le llegan las quejas continuas de muchos usuarios y reconoce también que la ausencia de un ascensor está afectando de forma importante a las actividades del centro. En la planta baja, a la que se accede desde la plaza de Las Angustias, por una rampa tampoco homologada aunque lleva ya quince años instalada, se encuentran la cafetería y los baños; en la primera planta están las salas donde se desarrollan diversos talleres y también, la peluquería, que ha visto mermada su clientela por la falta de ascensor. Además en esa misma planta está ubicado el despacho de la trabajadora social, con una importante demanda por parte de los usuarios. Ya en la segunda planta, hay más espacios para actividades y talleres y el salón de juegos, donde pasan muchos ratos los jubilados.

El centro de mayores de Las Angustias es además muy frecuentado. Cuenta con más de 8.000 socios, aunque diariamente acuden a las instalaciones unas 500 personas tanto a lo largo de la mañana como de la tarde, ya que en los dos horarios se desarrollan actividades.

Para algunos de estos mayores la ausencia de ascensor es simplemente un inconveniente, pero para otros muchos, con importantes problemas de movilidad o con afecciones cardiacas, por ejemplo, subir las escaleras, que además no son precisamente cómodas, les supone un auténtico sacrificio o en algunos casos, una imposibilidad absoluta. El director del centro intenta calmar los ánimos cada vez más exaltados de los mayores, sobre todo, a medida que pasan las semanas sin que vean una solución inmediata y Toro ya aclara que está situación va a alargarse unos meses. "Es que no se trata de reparar una avería, esto lleva sus plazos y que exista un dinero disponible, pero muchas personas no lo entienden. Yo espero que al menos, como muy tarde, para el mes de mayo ya esté el nuevo ascensor".

Algunos mayores no parecen dispuestos a esperar tanto tiempo y en corrillos se habla ya de organizar alguna concentración a las puertas del centro. Desde la delegación territorial de Igualdad, Salud y Políticas Sociales lamentaron ayer "las molestias que esto está ocasionando a las personas usuarias del centro. Actualmente se están estudiando varios presupuestos para intentar solucionar el problema".

Por otro lado, ahora que el Ayuntamiento está acometiendo una importante obra en la plaza de Las Angustias, desde el centro de mayores ya se ha solicitado al gobierno municipal que incluya en los trabajos de mejora la instalación de una rampa en el exterior acorde con la nueva normativa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios