"Estos círculos son como personas"

  • El artista jerezano Luis Grajales habla de la muestra que permanece abierta al público desde el pasado día 30 y hasta el próximo 4 de enero en la sala de exposiciones municipal de la Pescadería Vieja

-¿ Por qué 'Círculos' para titular esta exposición y el círculo como objeto de su atención artística?

- El círculo para mí es una forma perfecta a la que le podemos dar muchos significados. El que sea principio y fin de una vida por ejemplo, el que lo pueda simbolizar, me interesa mucho. De hecho, en esta exposición el círculo o los círculos están representando con ese principio y ese fin a una persona o a distintas personas y la relación de esos círculos o esas personas con el mundo que le rodea, con el exterior. Está dedicada a la memoria de mi madre, Josefa Conde Quintero, y a mi amigo Adolfo González Encina. Cuando hace aproximadamente dos años la delegada municipal de Cultura, María Dolores Barroso, me propuso hacer esta exposición en Pescadería Vieja con una obra totalmente actual, ya que está hecha toda en el 2007, y con estos recuerdos que he mencionado, quise relacionar el interior de las personas con el exterior en momentos concretos de la vida. Aproveché lo del círculo para representar a esas personas, e incluso a mí mismo, en relación con momentos concretos del exterior.

- También ha utilizado unos títulos muy sugerentes para cada cuadro.

- Sí. En 'Círculo para diez rojos' por ejemplo el círculo acoge a diez personas que pensaban de distinta manera y estaban rodeadas por un mundo un poco hostil. En 'Interior misterioso' el interior del círculo intenta mostrar esos elementos recónditos que tiene uno, poco conocidos incluso para uno mismo pero que intentas conocerlos y entenderlos. 'Tres puntos en el exterior' es un círculo al que se le están escapando los pensamientos y los sentimientos para, de alguna forma, entablar una relación con el mundo exterior.

- Veo que en esta muestra también utiliza más el blanco como fondo, que anteriores cuadros suyos estaban más 'llenos'.

- No es blanco, sino ocre claro, un crema con algo de gris que hace armonizar el conjunto de la exposición puesto que, en realidad, esta serie de cuadros busca esa armonía, esa unidad a través del tema y de este color que, según el escritor José Manuel Caballero Bonald pone en el catálogo, "casi podría hablarse de la música de las esferas, y no sólo en relación con el espacio ocupado por la pintura, sino por esa tonalidad musical que comparece de algún modo en toda la obra de Luis Grajales".

- ¿Esta muestra es continuista o rompe con sus obras anteriores?

- La última exposición en Pescadería Vieja se realizó hace casi cinco años. Después hice otra en La Granja de San Ildefonso (Segovia), de la que se pudo ver una parte en la galería Belén hace un par de años y luego ha seguido esta que estamos viendo. En relación con la exposición anterior de Segovia y la anterior de Pescadería Vieja quedan bastante definidos los pasos que he dado. Quizás en esta haya más espacios vacíos que en las anteriores, más tranquilidad visual y se hayan sintetizado mucho más las obras anteriores pero, en resumidas cuentas, no se pierde el lenguaje propio de mi obra.

- ¿En qué proyectos está trabajando ahora?

- Estoy realizando cuadros de formato más pequeño para hacer exposiciones fuera de Jerez. Los de aquí son de gran formato porque estaban expresamente concebidos para Pescadería Vieja. Aquí quiero agradecer a Fernando Pinteño el diseño del catálogo, el patrocinio de Ángel Monreal, la coordinación de la exposición a cargo de Dori Romero y el texto que ha hecho para el catálogo José Manuel Caballero Bonald.

- ¿Cree que ha conseguido ser profeta en su tierra?

- La verdad es que no lo he pensado, pero creo que siempre que se hace un trabajo fuera de lo corriente, de investigación, es muy difícil ser profeta tanto dentro como fuera de la tierra de uno. Los cuadros sí pueden conseguir llegar a un determinado número de personas que estén interesadas por esta forma de pintar, de expresarse. A mí esta sala de Pescadería Vieja me agrada muchísimo. Es un espacio ideal, muy agradable y bonito. La obra se ve en este ámbito a las mil maravillas, muy bien. También hay que decir que el panorama artístico en Jerez está muchísimo mejor que hace unos años, sobre todo en cuanto a creadores. Galerías podría haber más.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios