Empleo

La ciudad del pleno paro

  • Jerez acumula 4.000 parados más desde el cambio de sistema para el cómputo en 2005. El resultado de enero, 19.318 desempleados, prolonga la peor serie interanual tras siete años consecutivos de subida

Comentarios 27

Economía

Hablar de pleno empleo en una ciudad que a día de hoy tiene registrados en las oficinas del Inem más de 19.000 parados, y que según los datos de la Encuesta de Población Activa correspondientes al ejercicio de 2007 tiene una tasa de paro del 20%, además de poco serio, suena a broma de mal gusto.

El pleno empleo, en estos momentos, es inalcanzable en una ciudad que ha abusado hasta la saciedad del sector servicios -grandes proyectos comerciales y nueva apuesta por el turismo, que no se caracterizan, precisamente, por la calidad del empleo que generan- en busca de la solución a un problema que arrastra como una pesada losa desde hace décadas, por ponerle una fecha, desde la reconversión del sector bodeguero.

La escalada del paro en Jerez, más pronunciada aún desde el cambio de método para el cómputo de los desempleados que se comenzó a aplicar en mayo del 2005 -el Sistema de Información de los Servicios Públicos de Empleo (Sispe) hizo que afloraran de golpe y porrazo cuatro mil nuevos parados en la ciudad, para elevar la cifra de inscritos a 15.000, mientras que la evolución en los últimos dos años y medio arroja otros cuatro mil desempleados más-, pone en entredicho la eficacia de las políticas de empleo impulsadas por las adminsitraciones públicas y que, pese a las ingentes partidas presupuestarias con las que se dotan, no terminan de ofrecer los resultados apetecidos, al menos en lo que atañe a la provincia y a la comarca jerezana.

Sólo así se explica el nuevo máximo histórico de los últimos veinte años en el paro correspondiente al mes de enero que Jerez acaba de marcar con los 19.318 desempleados registrados en el arranque del 2008. Tras siete años de subida consecutiva, la cifra actual de parados prolonga la peor serie de la escalada de enero, con casi diez mil desempleados más en la actualidad que en el año 2001, en el que la cifra se redujo a 9.865 parados, el suelo en arranque del año de las dos últimas décadas.

Los datos hablan por sí mismos. El repunte interanual en 1.366 parados registrado este año supone, además, la tercera mayor subida en los 12 meses del año natural del ciclo iniciado en los noventa y la peor desde la llegada del Sispe.

Jerez, por tanto, necesita algo más que buenas intenciones y promesas incumplidas. Necesita un plan de choque que se ajuste a la realidad de los casi 20.000 parados que figuran en las listas del Inem; un plan consensuado entre agentes sociales, económicos y políticos -también la oposición, cuya participación es imprescindible en cualquier iniciativa con vocación de continuidad y que debe ofrecer resultados a medio-largo plazo-; una estrategia que, en definitiva, cuente con implicación de todas las administraciones públicas.

En esta dirección apunta, al menos en su prólogo, el acuerdo de concertación social que Ayuntamiento, sindicatos y empresarios están ya en condiciones de firmar después de que el comité ejecutivo de la Confederación de Empresarios de Cádiz (CEC) diera el visto buena a última hora del martes.

La patronal lo tiene claro. En palabras de su vicepresidente ejecutivo, Javier Sánchez Rojas, "no se puede ocultar la realidad, ni negarla", pues "las cifras no buenas y la tendencia de los últimos meses tampoco es favorable".

La CEC es consciente de que "detrás de cada desempleado hay un problema empresarial, pero los empresarios no crean o destruyen empleo porque un día se levanten más optimistas o más pesimistas". El problema, puntualiza Sánchez, es que determinados sectores, como la construcción y los servicios, están ya demasiado maduros y dan señales inequívocas de agotamiento, luego necesitan un respiro.

En los momentos de debilidad económica el escenario de la concertación puede ser una buena herramienta para intentar invertir la tendencia. A juicio del vicepresidente ejecutivo de la CEC, "los ayuntamientos tienen sus límites y no hay fórmulas magistrales, pero con la aportación de todos es más fácil hacer frente a los problemas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios