"Había quien cobraba y quien daba los niños por amistad o por pagar un favor"

  • La responsable en Jerez de 'SOS Bebés Robados Cádiz' y madre de dos gemelos que supuestamente fallecieron en 1972 ha convertido su vida en una lucha por conocer toda la verdad de lo que ocurrió

Comentarios 2

Está convencida de que sus hijos, un niño y una niña, gemelos, que nacieron en el hospital de Jerez en 1972 y que supuestamente fallecieron a los pocos días, fueron robados y entregados a otras familias. Desde su empecinamiento por encontrarlos ha acabado convirtiéndose también en el punto de referencia de otras familias jerezanas que, como la suya, sospechan que sus hijos recién nacidos no murieron, como se les hizo creer.

-¿Cómo se imagina el final de toda esta lucha?

- Por una parte, estoy esperanzada en que por lo menos vayan todos los médicos a juicio, no quiero cárcel para ellos ni nada, lo único que pido es que nos digan dónde fueron a parar nuestros niños. Siempre he querido verme la cara con los médicos, tener un careo con ellos para poder decirnos las cosas como son, porque algunos están declarando sin nosotras al lado y dicen lo que quieren. Si nos sentásemos juntos podría salir algo más de la verdad.

-¿Está satisfecha con el papel que está jugando la Justicia?

- Aquí en Jerez, estoy viendo bien su papel, por ahora. Los fiscales nos están atendiendo bien, al igual que los jueces, pero insisto en que en mi caso voy a pedir un careo con mis médicos, que me expliquen qué hicieron con mis niños, que me quede conforme, que se me quite esto que llevo por dentro, tantos años penando. Que me den una razón, saber dónde están, si están bien, si se han criado con una familia que les ha querido. Con eso me conformaba, con saber que son felices.

-¿Qué dificultades se están encontrando?

- Muchas. La semana pasada por ejemplo, se ha cerrado de nuevo el caso de la presidenta de la asociación. Ahora ha sido la Audiencia y estamos esperando para ver qué medidas se pueden tomar. Cuando les parece dicen que no hay documentos, cuando hay documentos, que ha prescrito y cuando no ha prescrito, como ha ocurrido hace poco con una familia, dicen que no hay delito, aunque han abierto la fosa en el cementerio de Chiclana y sólo había una bolsa de plástico y una pulserita, nada más.

- En las últimas citas electorales han estado llamando la atención de los candidatos. ¿Qué les piden a los políticos?

- Hemos pedido que las Administraciones costeen las pruebas de ADN y se haga un banco de ADN. Hemos pedido colaboración porque nos ponen muchas pegas en todos los papeles que vamos a pedir. Después de todo lo que estamos pasando y trabajando, pedimos que por lo menos nos pongan las cosas más fáciles. Es que ya está bien, encontramos barreras por casi todos los sitios que vamos.

- Decía que le gustaría ver sentados en el banquillo a los responsables de las desapariciones, pero en muchas ocasiones ha comentado que no busca venganza.

- Yo no quiero venganza, pero lo he dicho siempre: hasta ahora no hemos dado sus nombres, pero sí los juzgan y salen quiénes son, con lo que sufran nada más que porque lo sepa todo el mundo, me doy por satisfecha. Nos quitarían un poco del sufrimiento que estamos pasando tantos años esperando. Yo he dado mi palabra de que cuando se sepa todo, empapelo Jerez con los nombres de los médicos. Tengo esa rabia por dentro de lo que nos han hecho, de que hayan jugado con nosotros. ¿Con qué derecho se creían para arrancarnos a nuestros hijos? Se han creído unos dioses.

- ¿Algo así hubiese ocurrido ahora o es producto de una época determinada?

- En aquellos años había ignorancia, porque no estábamos tan puestos como está ahora la juventud. A mí esto hoy en día no me pasa. Yo les pedía que me enseñarán a mis niños, que supuestamente estaban en la incubadora y cuando fui a abrir donde estaban, me decían: como vuelvas a abrir no entras más aquí en la residencia y no ves a tus niños. Si es ahora me los llevo y nos hay quien me los quite, son míos. Aunque yo estoy en que mis niños no son los que me enseñaron de lejos en la incubadora. Mis niños tal como nacieron se los llevaron.

- ¿Le ha sorprendido la cantidad de casos que se han denunciado?

- Bueno la verdad, tantos como están saliendo ahora, sí. Estábamos muy calladas al principio, pensábamos que eran unos cuantos casos pero a medida que va pasando el tiempo, nos metemos en internet..., vemos que son miles. Cuando dicen: esos son niños que dieron las madres, no. Aquí en la asociación no hay niños que hayan sido dados, todos son supuestamente robados, porque si no no estaríamos las madres buscándolos.

- ¿Se ve algún día reencontrándose con sus hijos?

- Yo sí. Sé que aunque esté ya muy mayor los voy a encontrar y les voy a poder dar un beso y decirles eso: que no los di, ni los abandoné, que me los robaron. Hemos perdido toda una vida de estar juntos. - ¿Sospechó desde el principio?

- Bueno, sí hubo alguna sospecha al principio, porque yo escuché llorar a mi niño y me durmieron y cuando desperté me dijeron que estaba malito. Quise darle el pecho y me lo vendaron y ahí empecé yo a decir: si yo me voy a llevar a mi niño, ¿cómo me vendan el pecho?. Luego me enseñaron a los dos en las incubadoras, pero en los papeles dice que estaban en una cuna. Y en los legajos tampoco coincide las enfermedades de las que me dijeron que habían muerto.

- Pero, luego todo se iría olvidando con los años.

- Empecé a sospechar realmente cuando me enteré en 1989 que supuestamente habían estado robando niños. Tenía algo por dentro que mis hijos no habían muerto, porque no me los enseñaron ya fallecidos. También eso me daba vueltas en la cabeza y cuando empecé a enterarme de lo que podía haber pasado hablé con un abogado y me dijo: Luisa, esto sola no vas a poder, que ahí hay una mano que está tapando todo eso. Y lo digo: ahí sigue habiendo una mano que está intentando archivar los casos. Aquí hay algo muy gordo. Se sabía que se daban niños hasta por amistades, había quien cobraba y quien daba al niño por una amistad o por pagar un favor: no tienes hijos y te lo doy.

- ¿Y si al final se consigue saber la verdad y los niños fallecieron?

- Si fuera así me daría pena porque no viven como yo creo, pero por otra parte me quedaría tranquila. Si a mí me demuestran que murieron de verdad me quitarían un peso grandísimo de encima pero yo sé que no, porque nada es como me lo dijeron. Primero que si habían enterrado a los niños en un nicho de adultos y luego que los sacaron y no avisaron. Me dijeron que los habían echado en una bolsa al osario a los dos y ahora resulta que, preguntando, supuestamente les exhumaron en días distintos y no se echaron en el osario. Yo lo que tengo en mi cabeza es que abrieron las cajas y no había nada y en el libro del cementerio no pone que estén en un osario. Todo eso no se comprende.

- Lo que sí es verdad es que usted y su marido han hecho una gran labor de investigación.

- Grandísima. Hemos localizado a todos los médicos, hemos mirado todos los papeles del juzgado, viendo todos los fallos que había. Y lo mismo pasa con las demás familias. Nada más ver los papeles que consiguen ves los fallos que hay. Muchos médicos que se repiten, los ginecólogos, los pediatras también, las enfermedades de las que les dicen que mueren los niños coinciden. - ¿Qué recomienda a las madres que tengan alguna sospecha?

- Yo les recomiendo que llamen a la asociación y que directamente vayan al hospital donde nació el niño, pidan su historial, se acerquen al Registro Civil, al cementerio y en cuanto vean los papeles se dan cuenta si el niño ha sido supuestamente robado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios