La confirmación

 EL pasado sábado Jesús Méndez se confirmó como gran estrella en el firmamento del flamenco actual. Fue en su tierra, ante la inmensidad del escenario del Villamarta, y con un aforo lleno hasta la bandera para asistir a la puesta de largo de Añoranza, su segundo trabajo discográfico. Quienes hemos seguido la evolución y la progresión de este joven cantaor nos felicitamos por ello y por la manera en que el bueno de Jesús ha sabido llevar este recorrido desde que empezara a darse de lleno al cante hace ahora una década. El máximo respeto, el estudio y la inteligencia para no caer fácilmente en la contaminación en tiempos de tanta confusión han sido algunas de las claves que le han permitido madurar como artista y en su forma de ser  y estar sobre el escenario. Con estas raíces tan bien agarradas, estoy seguro de que Méndez, sin torcerse, no se conformará y seguirá volando alto y haciéndose un hueco aún mayor en el Olimpo del ‘jondo’. Y que le veamos y, sobre todo, le oigamos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios