Una "confusión" en un parte de urgencias desata 6 años de juicios

  • La caída en el trabajo de Francisca Colón aparecía como un 'accidente ocasional'

La vida de Francisca Colón Valle, de 62 años, se truncó desde que el pasado octubre de 2005 sufriera un accidente laboral mientras llegaba con la compra a casa del señor para el que trabajaba. Una caída de espaldas mientras subía los dos escalones que accedían a la cocina del inmueble hizo que sufriera severos daños en la parte derecha de su cuerpo, con dolencias localizadas en hombro, tobillo, brazo y mano. Tras el desafortunado batacazo, la jerezana atinó a llamar a su hija a través del móvil que la exempleada de hogar siempre lleva encima.

Se trasladaron directamente hacia el hospital para presentar un parte de urgencias con el que poder darse de baja. A partir de este momento comenzaría su lucha con la justicia. Las celadoras que en ese momento estaban trabajando en el centro "se equivocaron" y señalaron el incidente como un 'accidente ocasional' en vez de 'accidente laboral', cosa que no se dio cuenta Colón hasta meses después, cuando llegó a su domicilio una carta que le denegaba "la solicitud de prórroga de prestación por invalidez". Una minusvalía que ya le había sido reconocida clínicamente pero por la que no percibía ingresos, "hasta ese momento solo había cobrado la baja laboral", expresa la jerezana que a partir de este momento no volvió a recibir ningún pago más.

Al no entender lo que ocurría, Francisca Colón solicitó un abogado de oficio, que fue quien se dio cuenta que el parte de urgencias estaba mal redactado, por lo que decidieron denunciar por lo social al Instituto Nacional de la Seguridad Social así como a la Tesorería General de la Seguridad Social. La exempleada se desplazó entonces al hospital y "tras pelearme con varios celadores, conseguí que me cambiaran el parte de urgencias". El fallo del juicio le dio como ganadora el pasado marzo de 2009 a la denunciante, por lo que Seguridad Social debería indemnizar con carácter retroactivo a Colón con una cantidad de 35.000 euros, pertenecientes al tiempo que no percibió paga alguna por invalidez.

Seguridad Social recurrió este dictamen, alegando que Colón se encuentra en condiciones para trabajar y dando como inválido el parte de urgencias en el que aparece el incidente como accidente laboral al no estar firmado por ningún médico, por lo que la institución ganó el recurso. Francisca asegura que "no me han realizado ningún reconocimiento médico para decir que me encuentro en situación de trabajar". En estos momentos la ex empleada de hogar ha vuelto a demandar por este fallo al hospital de la ciudad, al Instituto Nacional de Seguridad Social y a la Tesosería de la Seguridad Social, exponiendo además que a partir de los resultados judiciales, la jerezana ha caído en depresión y presenta taquicardias y arritmias al no disponer de ningún pago con el que mantener a su familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios