Las cooperativas del vino negocian reintegrarse para ganar músculo

  • La mayoría apoya un proceso integrador alejado del modelo de la malograda Aecovi para ahorrar costes y aumentar rentabilidad

  • La idea es empezar con una central de compras

Un tractor con un remolque cargado de uva para su entrega en la cooperativa de Jerez durante la vendimia. Un tractor con un remolque cargado de uva para su entrega en la cooperativa de Jerez durante la vendimia.

Un tractor con un remolque cargado de uva para su entrega en la cooperativa de Jerez durante la vendimia.

Los consejos rectores de las siete cooperativas del Marco de Jerez mantendrán hoy una reunión en el Parque Empresarial para avanzar hacia su integración, o mejor dicho, hacia su reintegración. Los responsables de las cooperativas han mantenido ya varios encuentros encaminados a este fin, el último de ellos celebrado a principios de febrero en Chipiona, en el que según el presidente de la sectorial de vinos de Faeca en el que se agrupan estas entidades asociativas, Francisco Lorenzo, se puso de manifiesto el apoyo mayoritario a la integración.

Pero a diferencia de la malograda Aecovi, que tras un proceso de escisión en el que se descolgaron tres de las cooperativas del Marco finalmente fue a la quiebra, la idea ahora pasa por buscar un modelo de integración menos ambicioso, con una estructura y unos costes mínimos, y que respete la diversidad y singularidades de cada cooperativa.

La propuesta para la integración comercial se limita a los productos básicos, no a las marcas

En este sentido, Lorenzo aboga por iniciar el proceso de integración con la creación de una central de compras que permita ahorrar costes tanto a las cooperativas como a sus asociados en la adquisición de los productos que se emplean en la elaboración de los vinos de Jerez y en el cuidado de la viña.

El siguiente paso sería la integración comercial, sólo que se centraría en los productos básicos, caso de los mostos calificados y descalificados, reservándose cada cooperativa la comercialización de los vinos y otros productos más elaborados y de marca propia.

El presidente de la sectorial de vinos de las cooperativas agroalimentarias de la provincia y presidente de la cooperativa Católico Agrícola de Chipiona confía en que la reunión de hoy sirva para establecer un calendario de trabajo durante el que, antes que nada, se analizarían las distintas fórmulas societarias que existen para su integración, entre las que figuran la agrupación de interés económico o sin interés económico, y la cooperativa de segundo grado, opción esta última similar a la que en su día tuvo Aecovi, pero en la que se reduciría la estructura para reducir gastos.

Tras los primeros contactos, Lorenzo asegura que la mayoría es partidaria de una integración en el Marco antes que explorar otras posibilidades, como la de su adhesión a Dcoop-Baco, el principal grupo productor de aceite y vino de España al que días atrás selló su incorporación a título individual la cooperativa Virgen de Palomares de Trebujena.

Precisamente, el consejo rector de esta última cooperativa tendrá oportunidad de explicar en la reunión de hoy los motivos de una decisión que ha cogido por sorpresa al resto de cooperativas del Marco, que aunque hace meses inició conversaciones con Dcoop, dejaron aparcada su incorporación a este grupo agroalimentario para centrarse en la integración dentro del Marco de Jerez.

Según Lorenzo, la decisión de Virgen de Palomares es compatible con el proceso iniciado en el Marco y que se rige por el principio de caminar "sin prisa pero sin pausa", toda vez que las cooperativas del vino consideran que el momento actual, con el jerez en pleno auge, es propicio para unir fuerzas.

No en vano, las cooperativas han encontrado el equilibrio y suman dos campañas sin excedentes, lo que les ha permitido ponerse al día con los asociados en el pago de las cosechas cuando no hace mucho rara era la cooperativa que no acumulaba dos años de retraso.

Además, las cooperativas ven grandes posibilidades en otras alternativas de negocio, caso del envinado de botas para el envejecimiento de bebidas espirituosas como el whisky y el ron, que el presidente de la Católico Agrícola de Chipiona entiende que puede ser un "grandísimo negocio para el jerez". Lo importante para que funcione es que los 'sherry casks' se envinen exclusivamente con uva de Jerez, sea calificada o descalificada", apostilla Lorenzo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios