Los cruceros ya son la tercera fuente de visitas de la Real Escuela

  • En temporada alta llegan a suponer hasta el 25% de la asistencia a los espectáculos

La entrada a la Real Escuela, atestada de visitantes para acceder al palacio del Recreo de las Cadenas. La entrada a la Real Escuela, atestada de visitantes para acceder al palacio del Recreo de las Cadenas.

La entrada a la Real Escuela, atestada de visitantes para acceder al palacio del Recreo de las Cadenas. / vanesa lobo

Comentarios 1

Jerez se está empezando a beneficiar del turismo de cruceros que genera el puerto de Cádiz después de años de ostracismo. La Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre se erige junto con las bodegas en el principal atractivo para estos turistas, cuyo número este verano ha llegado a ser de 17.000 desembarcados en una sola jornada.

La Real Escuela no ha cerrado datos, algo que acometerá a fin de temporada, si bien su director gerente, Juan Carlos Camas, asegura que "se puede decir que en los espectáculos de temporada alta una cuarta parte de los asistentes, un 25%, son visitantes que han llegado a la provincia a bordo de un crucero".

Para el director, "es un turismo que a cada día que pasa es más interesante para Jerez"Uno de los aspectos destacados es que la temporada de cruceros está casi todo el añoEntre los atractivos está la diversidad de Jerez y poder ver mucho en poco tiempo

Indudablemente, una de las claves para atraer a un crucerista es tener un valor añadido que ofrecer. Es decir, deben conocer de antes la oferta, además deben saber que eres muy bueno en lo que haces y, además, tener la certeza de que el tiempo que van a emplear en estar contigo no les va a defraudar. Si de algo no disponen los cruceristas es precisamente de tiempo fuera del barco, al contrario de lo que ocurre cuando están embarcados.

Para Juan Carlos Camas "el turismo de cruceros es en la actualidad muy importante para la ciudad". Según apunta, "se trata de un tipo de turismo que se deja notar sobre toda la ciudad y muy especialmente en la Real Escuela".

Un dato especialmente desconocido por los jerezanos es el hecho de que la Real Escuela recibe cruceristas prácticamente durante todo el año. "Afortunadamente -apunta Camas- la temporada de cruceros es cada vez más larga a cada año que pasa y además se intensifica". Pese a todo, ese antiguo concepto de la temporada alta lleva a equívocos. Evidentemente, el mes de agosto sigue siendo el mes vacacional por excelencia, pero ya no es el único que da réditos a los negocios de la industria turística. A este respecto, por ejemplo, el director gerente de la Real Escuela señala que "ahora mismo, por ejemplo, no es el momento más intenso de afluencia contra lo que puediera parecer. El momento más intenso de movimiento de cruceros en la provincia se da en octubre. De hecho es uno de los motivos por los que hemos ampliado la programación de los espectáculo: para dar más cobertura a esa demanda que nos crece en pleno otoño", apunta Juan Carlos Camas.

La temporada de cruceros en la provincia de Cádiz acaba especialmente tarde, en noviembre, debido sobre a la bondad del clima que aleja a estos pasajeros de la incipiente crudeza de los otoños del centro y del norte de Europa. "Es un destino más que apetecible y que ofrece mucho".

Pese a todo, hay asuntos que ajustar. El hecho de que un visitante llegue a la provincia en crucero no le asegura que pueda contemplar el espectáculo. A veces ni siquiera que pueda conocer el Palacio del Recreo de las Cadenas, el cual cierra en domingo. "El problema del crucero es que no siempre que llega hay actividad. Si llega el domingo no hay apertura siquiera en la Real Escuela. Es lo que tiene realizar escala durante un solo día. Pese a todo es un impacto positivo en la provincia que se refleja en Jerez y que se notará aún más en el futuro próximo".

En la actualidad, los principales clientes de la Real Escuela Andaluza del Arte Ecuestre son los propios españoles; después vienen los extranjeros con los británicos y los franceses a la cabeza. "Los cruceristas ya son la tercera fuente de entradas en el Recreo de las Cadenas". Este dato dice mucho de la institución. Se trata de un turismo que, a su forma, es una especie de 'encuesta' andante. Salen del barco y deben tomar la decisión de qué ver y qué disfrutar. Nadie quiere fallar en su elección pues es un día único. "Suelen ser turistas que vienen a ver cosas muy concretas y pasan poco tiempo en los sitios. Su principal gasto consiste en dos asuntos: consumen la visita al espectáculo "y sobre todo se dejan sentir en el merchandising", es decir, en las tiendas donde se venden todo tipo de recuerdos de la Real Escuela. El dato, aunque no lo parezca, también es importante: de donde nada te ha impactado nada te llevarás para recordarlo. Aquí el caso, afortunadamente es justamente el contrario.

"Jerez en su conjunto -sentencia Juan Carlos Camas- es un destino interesante con la Real Escuela, las bodegas y las grandes yeguadas. Jerez es muy atractiva para el turista de cruceros. En poco tiempo les permite disfrutar de varias experiencias. En dos horas ha gozado de la Real Escuela y aún les resta tiempo para visitar una bodega de Jerez perfectamente". Y es que el principal problema de los cruceristas es que vienen en barco... y el barco no espera absolutamente a nadie. "Su tiempo de estancia es siempre muy limitado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios