Paco Flores. presidente vecinal de La constancia

"Para defender una barriada hace falta tener voluntad, no cargos"

  • El líder vecinal dice adiós a la asociación tras conseguir un nuevo plan de rehabilitación de viviendas

  • "Es muy importante que entre un relevo generacional"

Paco Flores muestra recortes de prensa con artículos sobre La Constancia. Paco Flores muestra recortes de prensa con artículos sobre La Constancia.

Paco Flores muestra recortes de prensa con artículos sobre La Constancia. / manuel aranda

Hablar de Paco Flores es hablar de La Constancia. Rostro y voz de la lucha intensa de un barrio por quitar puntales y dignificar los hogares. El pasado 20 de noviembre Ayuntamiento y Junta comunicaron el inicio "inminente" de las obras en las últimas 88 viviendas sujetas al acuerdo de 2009, un convenio "histórico" con el que Flores se quiere retirar.

Paco no sabe ni los años que lleva peleando por la rehabilitación de los bloques. Por los bloques, por el homenaje a Los Delincuentes, por el monumento a los bomberos, por Pacheco, por Rafael de Paula... "Un majareta", como dice su mujer María, que se perdió la infancia de sus hijos por estas batallas y que ahora, con una nieta en casa, no quiere perder ni un minuto para "aportarle todo lo que sé y no pude hacer con mis hijos".

"Una vez que está todo esto conformado -en referencia a las obras de rehabilitación- me voy. Nuestro proceso se ha cumplido y ha llegado el momento de cambiar. Es muy importante que entre un relevo generacional y que el seguimiento esté ahora con los presidentes de las comunidades. Nosotros hemos conquistado los convenios, ahora tienen que ir los técnicos a las viviendas y los presidentes de comunidades son los que deben estar vigilantes. Está claro que estaré en el barrio, pero lanzo un SOS para un relevo generacional en La Constancia", declara el líder vecinal.

En estos últimos meses el intenso trabajo de la asociación para reactivar el plan de rehabilitación en La Constancia le ha pasado factura a Paco. "Debo descansar. Tengo un síndrome post traumático y no duermo. Se me ha venido todo porque yo estuve en lecho de muerte. Me caí de un tercero hasta abajo y con cualquier cosa de vivienda se me viene todo otra vez", relata Flores. Hay que recordar que en 2008 un dormitorio de la cuarta planta del bloque 3 de la plaza Pedro Romero de La Constancia cayó. Bajo una lluvia de escombros estaban Paco y su mujer, y desde entonces el jerezano no volvió a ser el mismo. "Como se ha reactivado el proceso, me ha vuelto a la mente cuando vi la cara a la muerte", dice.

Este luchador que jugaba en la calle Caracuel y disfrutaba gratis de las películas en el cine de verano gracias a que subía a la azotea de la Compañía de Sevillana, reconoce que se va "satisfecho" del trabajo, "aunque siempre queda algo...". "Mi familia lleva tiempo pidiéndome que lo deje, pero no podía. Hemos pasado mucho, mucho. Pero al final todo el sufrimiento que hemos pasado ha valido la pena. Me lo dijo el Defensor del Pueblo: las grandes conquistas siempre pasan por un proceso de lucha", relata.

"He tenido compañeros que se han partido la cara conmigo. No ha sido un triunfo particular, sino que hemos sido una asociación muy atípica porque hemos trabajado como una mancomunidad, con representantes de cada calle. Nunca hemos cobrado una peseta de cuota en la asociación y siempre voy a tener palabras de agradecimiento para Payán, Manolo el Coca, Juan Castillo..., siempre dando la cara. Hemos actuado de una forma muy atípica, no sujeto a una disciplina de estatutos", reconoce. Precisamente Paco declara que "no creo en el tejido asociativo como está estructurado. Chapó por mis compañeros que se parten la cara en sus asociaciones, pero la gran masa está en un concepto de comodidad de 'que me lo arreglen todo'. La burocracia asociativa hace muchas veces inviable su funcionamiento. Lo que nos ha funcionado en La Constancia ha sido: muy pocas reuniones y miles y miles de visita a las casas".

Flores subraya que ahora se está incorporando mucha gente joven a la barriada "y es a estas personas a las que le solicito el relevo". A ellas les deja este mensaje: "Para defender una barriada no hace falta estar en una asociación, sino lo que hace falta es tener voluntad. Los cargos no sirven para nada. Lo que vale es tener sensibilidad, carácter y nunca darte por vencido".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios