Jerez

"No defraudaremos a los jerezanos"

  • Recién elegido, este extremeño residente en Jerez desde hace casi 25 años afronta el cargo con "ilusión" y aunque asegura que "no ambicionó" el puesto, asumirlo está siendo "muy gratificante"

Su relación con la Academia San Dionisio empezó por casualidad hace cerca de diez años. Una conferencia y desde entonces quedó 'enganchado' a la institución. Jefe del Servicio de Pediatría del Hospital de Jerez y presidente de la Sociedad de Pediatría de Andalucía Occidental y Extremadura, Joaquín Ortiz nació en Los Santos de Maimona (Badajoz) en 1947, "cuando todavía se nacía en los pueblos". Asegura que "nunca ambicionó" los cargos pero apunta que encuentra en ellos "algo gratificante" y sobre todo, "la satisfacción de que los demás cuenten conmigo". Vive en Jerez desde el año 85, aunque tiene el "corazón partío", mitad santeño, mitad jerezano, pero por ahora va ganando la partida nuestra ciudad, en la que asegura vivir "muy feliz".

-Esto de ser presidente de la Academia San Dionisio, ¿es un sueño hecho realidad?

-Evidentemente, el nombramiento constituyó para mí un inmenso honor, una gran satisfacción y al propio tiempo una grata sorpresa. El respaldo institucional del colectivo académico al proyecto de esta Junta de Gobierno nos ilusiona y responsabiliza aún más. Yo no ambicioné esta presidencia. El motivo de presentarme a las elecciones fue por el estimulante apoyo que me ofreció un destacado grupo de académicos y mi compromiso moral con la institución.

- ¿Cómo fueron sus inicios en la Academia? ¿Por qué se interesó en ser miembro?

- Benítez del Castillo (José Manuel, el actual vicepresidente) me invitó a dar una conferencia y comencé a asistir regularmente a sus actos, a valorarla, apreciarla y quererla. Sólo quería ser asiduo asistente. La Junta de Gobierno tuvo a bien solicitar mi curriculum y fui propuesto y nominado académico de número. Esta consideración representa para mí el permanente agradecimiento que le profesaré siempre a la Academia.

- ¿Qué le aporta ser presidente?

- Ser miembro de una corporación con 60 años de existencia y con una prestigiosa nómina de compañeros académicos facilitan considerablemente las tareas de dirección.

- Háblenos de sus objetivos en este cargo.

- Los propios de la Academia, que están expresados en el artículo 3º de nuestros estatutos en el que se señala que tiene como finalidad principal fomentar los trabajos de investigación y la difusión de toda clase de conocimientos en las ramas que su título comprende, es decir, ciencias, artes y letras. Todo ello, con una especial dedicación a Jerez.

- ¿Va a empezar haciendo cambios? ¿Cree que debería ser más aperturista, por ejemplo, de cara a los jóvenes?

- Creo que más que realizar cambios el compromiso de esta Junta de Gobierno es alcanzar el máximo de los objetivos a los que alude el título IV de los estatutos en relación a la función académica. Su ámbito está inmerso en el apoyo a la cultura universal y ésta no tiene limitaciones ni de edad o sexo, ni restricciones ideológicas o raciales. Creo que las instituciones que trabajan a favor de la cultura están ofreciendo un deseable e inestimable valor de riqueza a nuestro país. La Academia, desde su nacimiento, se expresó con vocación de servicio público. Somos receptivos a todo tipo de sugerencias de los asistentes para mejorar nuestros contenidos y sería muy grato contar con una mayor concurrencia de jóvenes a nuestros actos. Yo les animo a que asistan a nuestras sesiones, al igual que a todos los jerezanos. No se sentirán defraudados.

- Sea sincero y díganos los defectos..., y las virtudes de la Academia

- Toda organización humana por su propia naturaleza tiene defectos. Es tarea esencial de cualquier directivo, por su trascendental importancia, y así lo he entendido en las diferentes responsabilidades directivas que tengo en la actualidad, cuidar exquisitamente las relaciones humanas y que éstas se desenvuelvan en un clima de cordialidad e ilusionada participación de todos los miembros en la consecución de sus fines. Las relaciones interpersonales en la Academia entre sus miembros son excelentes y la categoría humana de los mismos muy buena, por lo que creo que los defectos que surjan serán fácilmente subsanables y los objetivos plenamente alcanzables. No quiero ser prolijo en las virtudes de la Academia. Nuestra corporación ha mantenido vivo el estilo, la estética y el rigor intelectual y científico de lo que significa una Academia. En la reciente Junta del Instituto de Academias de Andalucía tuve la satisfacción de recibir de sus miembros la unánime felicitación a nuestro presidente honorario Francisco Fernández García-Figueras por su nombramiento y el reconocimiento a su dilatada y brillante gestión como presidente durante 25 años, posesión que tomará García-Figueras en un acto solemne al principio del curso. Desde aquí, también quiero agradecerle esa eficaz labor.

- ¿Continuará con esa supuesta independencia de la Administración local?

-En estos últimos 25 años se han fortalecido, desde la independencia, las relaciones con las autoridades locales y autonómicas así como con el resto de las instituciones y entidades jerezanas. Creo que ello refleja muy acertadamente nuestro posicionamiento.

- ¿Cómo se van a reforzar los lazos con el Ayuntamiento?

- En la reciente reunión que solicitamos a la Delegación de Cultura del Ayuntamiento, quisimos expresar a su titular, Dolores Barroso, junto a la preceptiva presentación protocolaria de la nueva Junta de Gobierno, nuestra tradicional colaboración con las autoridades locales en aspectos culturales, científicos y de asesoramiento. De esta cordial reunión se hizo eco Diario de Jerez, preparatoria como allí se señaló del próximo encuentro que mantendremos con la alcaldesa, Pilar Sánchez.

- ¿Alguna novedad en la programación del próximo curso?

- Vamos a mantener una continuidad en los contenidos sin descartar nuevas aportaciones que surjan. Tenemos muy consolidados por su rigor y contenido los ciclos que denominamos 'Jerez siempre' acerca de la historia e investigación global de Jerez, el otoño musical, humanismo y ciencia y medicina y sociedad, entre otros.

- ¿Cómo va a compaginar su labor como pediatra con la presidencia?

- No sólo son compatibles sino sinérgicas. La rica tradición humanística del médico se enriquece en los foros académicos. Creo que en la formación de pre y postgrado médica debería insistirse más en estas consideraciones.

- ¿Cree que hacía falta un cambio en la Junta Directiva?

- Creo que no. No obstante, nuestro presidente honorario mostró su firme deseo de retirarse de las responsabilidades inherentes al cargo y la Academia recoge en sus estatutos las elecciones democráticas cada cuatro años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios