"La división política de Europa es uno de sus talones de Aquiles"

  • El campus universitario de La Asunción fue ayer el escenario de una conferencia en la que habló del papel que actualmente desempeña la UE en el marco mundial

Felipe Sahagún, periodista y profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Complutense de Madrid, fue ayer uno de los conferenciantes del curso de Derecho Europeo que cada año organiza la UCA en colaboración con los colegios de Abogados de Jerez y Cádiz.

-¿Es optimista con respecto a la idea de Europa?

-Creo que es lo más positivo que ha sucedido en la historia contemporánea y moderna de España y a los resultados me remito. Y también hay que verlo como lo más positivo que ha ocurrido en Europa desde la perspectiva histórica. Ha sido el primer intento, con éxito además, pacífico de integrar Europa desde el Imperio Romano. Cuando digo esto no me refiero sólo a Roma, sino que pienso también en Alejandro Magno, en Napoleón y Hitler. Por fin se ha intentado y se ha conseguido, aunque no se ha llegado al final de esa integración todavía, aunque evidentemente la historia no está escrita. Lo conseguido en el último medio siglo es para estar orgulloso de ello siendo europeos.

-¿Cuál es en su opinión la posición que ocupa la UE tras el reciente Tratado de Lisboa?

-Desde el punto de vista de la posición de Europa en el mundo el tratado cambia muy pocas cosas. La política exterior y de seguridad europeas siguen siendo competencia de los gobiernos; los presupuestos de defensa continúan siendo presupuestos nacionales y la UE sigue sin tener una política exterior y de seguridad. No hay duda de que las mejoras, los avances conseguidos desde el punto de vista institucional y las nuevas ampliaciones han aumentado la fuerza de Europa y su capacidad de influencia tremendamente. Hablamos de 500 millones de personas. Quizás desde el punto de vista económico queda mucho por hacer. Somos la potencia comercial y donante primera del mundo, el actor internacional con más fuerzas en misiones de paz del mundo, más que EEUU y no hemos conseguido aún por la división política que existe en la UE aprovechar todos estos recursos para tener el peso de poder geopolítico de actores como EEUU. Si no se resuelve, es evidente que a corto y medio plazo tenemos potencias emergentes como China y la India que cada vez van a competir más, y cada vez nos van a poner las cosas más difíciles, entre otras cosas, porque la demografía europea va a seguir cayendo por muchos inmigrantes que entren.

-¿Cuál cree que es el talón de Aquiles de la UE?

-Pues tiene varios. Está claro que la división política es uno; el segundo es la dependencia energética; el tercero la falta de una política común de inmigración y luego, pues evidentemente no tenemos los medios imprescindibles de 'poder duro' para aprovechar los miles de millones que estamos aportando a zonas como Oriente Medio con los palestinos o en otras crisis humanitarias para impulsar acuerdos políticos, sino que como se ve de ese aspecto se sigue encargando EEUU. No tenemos los medios de comunicación necesarios para poder gestionar despliegues de paz, de guerra o como el 90% de esos despliegues, que están a caballo entre esos dos ámbitos.

-¿Cree que la idea de Europa no ha llegado a cuajar en los ciudadanos porque el tratamiento que se ha dado en la prensa?

-No, aunque el problema de la información es otro déficit. La falta de un idioma común es un obstáculo importante desde el origen. No hay un periódico europeo, la única cadena de televisión europea, Euronews, es claramente marginal. El periódico más internacional que tenemos es el Financial Times y si me apura el Herald Tribune, que es el New York Times para Europa. Ése es un déficit difícil de superar y eso intensifica el riesgo de que cada país use a la UE como chivo expiatorio cuando quiere quitarse responsabilidades de lo que va mal y, por el contrario, que los gobiernos se atribuyan los méritos de la UE como propios cuando las cosas van bien.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios