La gripe empieza a remitir con una incidencia similar a la del pasado año

  • La enfermedad ha coexistido con infecciones respiratorias que han incrementado la demanda asistencial

La gripe, una de las enfermedades más temidas del invierno, ha empezado a remitir después de llegar a su pico de incidencia en la semana del 14 al 20 de enero, lo que hace prever al servicio de Epidemiología del distrito sanitario de Jerez-Costa Noroeste que en tres o cuatro semanas no se notifiquen ya apenas casos.

No está siendo, sin embargo, un año con una excesiva incidencia de esta enfermedad, pese a que pueda parecer lo contrario por el incremento de demanda que se ha producido en algunos servicios sanitarios, como las Urgencias del hospital. El epidemiólogo Pascasio Peña asegura que el número de casos entra dentro de lo que se considera normal. "Lo que ha ocurrido es que la gripe ha coexistido con infecciones respiratorias causadas por otros virus y que han provocado bastante demanda asistencial". Hasta el momento, la incidencia ha sido de 129 casos por cada 100.000 habitantes, muy similar a la del año pasado. La única diferencia ha estado en el comienzo, ya que el año anterior la gripe se retrasó y el pico se produjo en la cuarta semana de enero.

Varios factores han influido en que la gripe, cuyos primeros casos empezaron a aparecer en la última semana de 2007, no se haya presentado de forma especialmente virulenta, entre otros que la composición del virus de este invierno es igual que la de otros años, por lo que la vacuna ha resultado muy eficaz. Según indica Peña, en la zona están circulando los virus del tipo A, en el 75% de los casos y B, que son los que ha detectado la red centinela de la gripe, de la que forma parte el centro de salud de Delicias desde hace varios años.

El hecho de que la vacuna haya tenido una importante eficacia ha influido en que el mayor número de casos se haya producido entre personas con menos de 65 años, ya que los mayores han estado protegidos con la vacuna. No obstante, el incremento de las tasas de vacunación entre este grupo de población sigue siendo una de las batallas de los sanitarios. "Se han producido avances en los últimos años, pero nos gustaría llegar a más mayores de 65 años. De hecho, seguimos haciendo campañas dirigidas a los grupos de riesgo, ya que la finalidad es reducir las complicaciones que la gripe puede ocasionar en los mismos y evitar la mortalidad". La vacunación a los mayores de 65 años se ha ido extendiendo con campañas que se desarrollan en todas las residencias e instituciones que acogen a ancianos, donde se desplazan los sanitarios para poner las vacunas. En los pasados meses de octubre y noviembre, en los que se lleva a cabo el grueso de la vacunación de la gripe, en el distrito sanitario de Jerez se ha vacunado a 43.000 personas.

Las temperaturas benévolas de este invierno han propiciado, por otra parte, que no se haya producido una elevada incidencia. "El tiempo es un factor que influye, las bajas temperaturas favorecen la propagación de la enfermedad, porque las personas están más tiempo en lugares cerrados, lo que provoca más contagios", comenta Peña.

La gripe está cursando este año con un cuadro bastante típico. Los síntomas son fiebre alta, cefalea, postración, tos y congestión en las vías nasales. Según la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria, tanto la gripe como otras infecciones afines mejoran en una semana, aunque la tos y el cansancio pueden durar dos semanas.

El tratamiento con analgésicos, el reposo y la ingesta de líquidos son las medidas más eficaces para aliviar los síntomas de la enfermedad. La vacunación, según esta Sociedad, es eficaz hasta en un 40-70% de los casos y protege frente al virus durante un máximo de un año. Al igual que se hace desde el SAS, la Sociedad de Medicina de Familia alerta de la importancia de no utilizar antibióticos para tratar la gripe, salvo que el médico los indique por algún motivo justificado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios