Una docena de empresas de transporte cierra en Jerez y cuarenta están en riesgo

  • La patronal del transporte considera "ficticias" la mayoría de las suspensiones de pagos de las constructoras · Más de un centenar de conductores, en el paro

Comentarios 10

El secretario provincial de la Asociación Provincial de Transporte, Antonio Gutiérrez, cifra en una docena las empresas dedicadas al transporte de mercancías que han cerrado en Jerez y su área de influencia desde que el sector de la construcción comenzó a ralentizar su crecimiento. "En su mayor parte se trata de pequeñas empresas, casi todas ellas de carácter familiar, en las que trabajaban padres, hijos y, como mucho, algún empleado". Lo más grave de la actual situación es que el cierre amenaza "a unas cuarenta compañías del Marco de Jerez, que se han visto sin posibilidad de sufragar los costes de sus vehículos, los mismos que tuvieron que comprar como condición para poder trabajar con determinadas compañías", manifestó Antonio Gutiérrez en clara referencia al caso Jerecom, la constructora jerezana sospechosa de haber presentado sucesivas suspensiones de pagos con sus correspondientes, e ilícitos, alzamientos de bienes.

Sobre el cierre de estas pymes, dedicadas en su mayor parte al transporte de materiales de obra, el representante de la patronal asegura que "es muy difícil entender que las compañías constructoras comiencen a tambalearse tras unos meses malos cuando han estado durante años ganando millones y millones de euros. Hace apenas 20 meses ganaban muchísimo dinero. Ahora se están aprovechando y sospechamos que hay muchas suspensiones de pagos ficticias. ¿Dónde están las ganancias de hace unos meses? No se puede llevar a la ruina a familias enteras de esta forma".

Según los cálculos de la Asociación Provincial del Transporte, el número de personas que se han quedado sin empleo en el sector a nivel local roza el centenar, cifra que podría incrementarse seriamente si las compañías amenazadas de cierre sucumben.

Gutiérrez asegura que "ciertamente hay empresas constructoras con serios problemas, pero son las menos. La mayoría se está aprovechando de una situación de receso económico y del hecho de que hay poca mano dura legalmente hablando con estas prácticas tan ruines". El caso más destacado en Jerez es el de una empresa de transportes que tenía 18 conductores hasta hace siete años. "El jefe de la misma, que obviamente prefiere no dar su nombre, ha tenido que cerrar, olvidarse de ejercer como comercial y tras estar 30 años como autónomo volver a subirse al volante. Los conductores se han quedado en paro y los camiones están en venta desde hace unas semanas".

El otro caballo de batalla del sector del transporte es el combustible. Los técnicos de la Asociación Provincial del Transporte aseguran que "los profesionales del volante siempre han trabajado teniendo en cuenta que uno de cada cuatro euros que ganen se destinará a pagar combustible. Es la única forma de afrontar los gastos del vehículo y llevarse un sueldo a casa. Las constantes alzas en el precio del gasoil están provocando que de dicho 25 por ciento de ingresos para combustible se haya pasado nada menos que al 60 por ciento. Algo completamente inasumible". A todo ello, añadió el secretario general de la Asociación Provincial del Transporte, "se une que las constructoras que contratan los servicios de los transportistas se niegan en redondo a actualizar los precios. El sector está muy tocado", sentenció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios