Los extranjeros hacen valer su nacionalidad en la provincia La belleza de Vejer atrae a pensionistas británicos

  • Marroquíes y bolivianos predominan en Jerez y la Bahía, salvo en Chiclana donde la mayoría son de Reino Unido · Los alemanes prefieren la costa de Conil y Tarifa y pueblos como Algodonales y VillamartínEn la Janda resalta la presencia de habitantes de Reino Unido, Marruecos y Alemania

La población extranjera tiende a agruparse por nacionalidad en los 44 municipios de la provincia, en la mayoría de los casos por motivos laborales o por la cercanía de familiares del mismo país. En este sentido, los extranjeros dejan claras sus preferencias a la hora de establecerse en las comarcas gaditanas.

Marroquíes, ingleses, alemanes, bolivianos, norteamericanos y rumanos son las nacionalidades que más destacan en el conjunto de localidades de Cádiz, según los datos del Instituto de Estadística de Andalucía (IEA) durante 2006. Destaca la presencia de ciudadanos de Marruecos y de Bolivia en municipios de la Bahía. En la capital gaditana, la mayoría de foráneos son de origen marroquí, así como en San Fernando y Puerto Real, mientras que en Chiclana predominan los ingleses por encima de cualquier otra nacionalidad.

Los bolivianos también tienen una importante presencia en El Puerto y en Jerez. El primero de esos municipios contaba el pasado año con 2.554 extranjeros, la mayoría de ellos de Bolivia (casi el 18 por ciento). También son mayoritarios en Jerez, ya que esa nacionalidad acapara el 15 por ciento de la población extranjera. Los trabajos que desarrollan son normalmente dentro del sector de la hostelería y de la construcción. No obstante, el servicio doméstico es una de las salidas laborales más extendidas entre las bolivianas.

Este es el caso de Reina Benedicta Tapia Rojas, que reside en El Puerto desde 2004. A la ciudad llegó desde Bolivia buscando un empleo. Le costó trabajo. Habitualmente, no se consigue nada si no es por una "recomendación". Por suerte, según sus palabras, "encontré a españoles muy buenos que me ayudaron". Gracias a ellos ha conseguido diversos trabajos relacionados con la limpieza de hogares y el cuidado de niños y ancianos. "Es a lo que muchas bolivianas sólo pueden aspirar acá", añade. Vive con su pareja, que ha podido acceder a un trabajo estable de administrativo en una empresa de exportación de la localidad. Reina Benedicta Tapias añora su país, sobre todo porque en él siguen su madre y un hijo, pero se ha acostumbrado a España. "El clima tiene un cierto parecido con mi país porque no hace ni mucho frío ni mucho calor". "Por eso -continúa- creo que muchos bolivianos deciden quedarse por aquí".

Un grupo de bolivianos son los promotores desde hace meses de una curiosa iniciativa. Están buscando el modo de organizar un campeonato de fútbol entre inmigrantes que viven El Puerto. Es usual ver a un importante grupo jugando a este deporte en el parque del Vino Fino durante las tardes de los fines de semana. En estas convivencias ya se dan cita inmigrantes de otras nacionalidades como marroquíes, ecuatorianos o dominicanos. Ahora se trabaja por institucionalizar, de algún modo, estos encuentros en los que se pretende fomentar el "acogimiento" y la "convivencia" entre los emigrantes, según palabras de Reina Benedicta Tapia.

El IEA de 2006 también aporta interesantes datos sobre la Sierra gaditana, donde los originarios de Alemania y del Reino Unido aventajan al resto de nacionalidades. Los germanos predominan en Algodonales y Villamartín, mientras que la presencia británica despunta en Alcalá del Valle, Arcos, Bornos, El Gastor, Grazalema, Olvera y Zahara. Además, en El Bosque, Espera y Ubrique son mayoría los marroquíes; en Setenil, los venezolanos; en Prado del Rey, los colombianos, y en Puerto Serrano, los rumanos. Las localidades de la Costa Noroeste también registran una mayoría de ciudadanos de EEUU en Rota y Chipiona debido a la Base naval roteña. Sin embargo, los saharauis con pasaporte argelino son los que más abundan en Trebujena, mientras que en Sanlúcar proliferan los marroquíes.

Las calles blancas y estrechas del casco histórico de Vejer, junto con su respeto al tipismo andaluz donde las fachadas son enlucidas o encaladas de blanco, y el uso de las tejas como principal ornamento de sus viviendas, convierten este rincón de la comarca de la Janda como un destino turístico, no sólo para los turistas españoles, sino también para los extranjeros que año tras año adquieren propiedades para residir una parte o todo el año completo.

Las últimas estadísticas reflejan que casi hay ya censados medio millar de personas de otros rincones del planeta, aunque un número destacado de ellos proceden del Reino Unido. En concreto, de los 428 extranjeros censados en Vejer, el 25 por ciento son ingleses, la comunidad foránea más extensa en esa población.

Según han expresado algunos de ellos, "la tranquilidad y la belleza de la población, su cercanía al mar y su bellas vistas paisajísticas", son algunos de los referentes que han cautivado el corazón de estas personas, muchos de ellos pensionistas que desean pasar aquí sus últimos años de su vida. A esto se puede unir la cercanía, a una hora escasa, al Peñón de Gibraltar y su aeropuerto.

La popularidad de este municipio en la colonia británica es tan grande que incluso un promotora inmobiliaria pensó en construir un barrio netamente destinado a ciudadanos ingleses, un proyecto que fracasó por parte de dicha entidad, aunque otro promotor que ahora levanta sus casas en esos mismos terrenos ya tiene entre sus clientes algunos británicos. Como curiosidad, se prevé que algunas de las calles de esa barriada lleven nombres de personajes relacionados con la Batalla de Trafalgar.

Otros pueblos de la Janda como Alcalá de los Gazules y Paterna también tienen mayoría británica. En el primero de esos municipios, de los 43 extranjeros residentes, el 32 por ciento es del Reino Unido. Por otra parte, en Barbate sobresale la nacionalidad marroquí, mientras que en San José del Valle destacan los argentinos, en Benalup los franceses y en Conil los alemanes, según los datos del Instituto de Estadística de Andalucía de 2006.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios