Una de cada tres farolas no cumple la normativa ambiental

  • El Ayuntamiento culmina un estudio del alumbrado y la contaminación lumínica en la ciudad

Imagen nocturna de la avenida Tío Pepe. Imagen nocturna de la avenida Tío Pepe.

Imagen nocturna de la avenida Tío Pepe. / pascual

Ayer se presentó los resultados del inventario del alumbrado público del término municipal y el mapa lumínico de la ciudad, una actuación enclavada dentro de una iniciativa para mejorar la calidad del cielo nocturno. Este estudio ha permitido obtener un diagnóstico medioambiental del alumbrado exterior de Jerez por lo que ya están las bases para la redacción de un plan para reducir la contaminación lumínica, según explicó ayer el delegado de Sostenibilidad, José Antonio Díaz.

Como datos de interés, extraídos del inventario presentado, Jerez tiene a fecha actual un total de 30.997 puntos de luz, de los que 8.997 tienen un flujo hemisférico superior (FHS) mayor al 25%, resultando que un 30% del alumbrado público exterior incumple los requisitos medioambientales establecidos, debiendo de ser sustituidos. En este sentido, el edil hizo hincapié en que el Ayuntamiento está haciendo "esfuerzos" para tratar de sustituir estos puntos luminosos tanto con recursos propios, planes de fomento de la obra pública como el Invierte o el proyecto que se pretende ejecutar a través de fondos europeos para la implantación de luces LED en el alumbrado público (fondos Edusi).

Técnicos medioambientales del Ayuntamiento han elaborado el estudio de la zonificación lumínica de la ciudad y las pedanías basándose en la Ley de Gestión Integrada de la Calidad Ambiental de Andalucía. Esta zonificación será la base sobre la que el Ayuntamiento establezca sus planes de alumbrado público, en los que ya se introducen criterios ambientales en favor de la mejora de la contaminación lumínica y atmosférica. Para ello, y siguiendo la normativa autonómica vigente en la actualidad (aunque está pendiente de modificarse), establece cuatro tipos de zonas lumínicas: áreas oscuras, con flujo luminoso reducido; con flujo luminoso medio; y con flujo luminoso elevado. Los primeros corresponden designarlos a la Consejería de Medio Ambiente mientras que el resto es competencia del Ayuntamiento.

Por este motivo, se ha establecido que las zonas a oscuras deben ser los espacios protegidos del término municipal; los de flujo luminoso reducido las zonas declaradas en el vigente PGOU como urbanizables pero que aún no se hayan desarrollado; y los de flujo luminoso medio la ciudad consolidada.

La finalidad de esta iniciativa es, según explicó en un comunicado, "es el establecimiento y desarrollo de las medidas de protección de la calidad del cielo nocturno frente a la contaminación lumínica para prevenir, minimizar y corregir los efectos de la dispersión de luz artificial hacia el cielo nocturno, preservar las condiciones naturales de oscuridad en beneficio de los ecosistemas nocturnos y promover el uso eficiente del alumbrado".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios