Fútbol At. Onubense 1 - Xerez CD 1

"El frío es terrible, pasamos muchos momentos de bajón"

  • Los tres ex empleados municipales encerrados en la Catedral para lograr su readmisión narran las condiciones que sufren y dicen que el gobierno local no se ha dirigido a ellos

En lo más crudo del crudo invierno. El gélido mármol de la Catedral es testigo desde el pasado lunes de un nuevo encierro reivindicativo, esta vez protagonizado por tres ex trabajadores de los alrededor de veinte despedidos o no renovados por el Ayuntamiento meses atrás. Ataviados con colchones hinchables, mantas y termos, Josefa Valero, Iván Jiménez y Manolo Bello relataban ayer cómo habían vivido su primer día completo de enclaustramiento en el primer templo jerezano y la palabra que más repetían era siempre la misma: frío.

Animados y "decididos a seguir adelante con el encierro hasta que el cuerpo aguante", Bello aseguraba que "hemos pasado la noche como hemos podido, desvelados, con mucho frío por culpa del mármol y la humedad que tiene la Iglesia". En este sentido, el joven, que hasta hace unos meses trabajaba en el Área de Movilidad, negó que el gobierno municipal se haya puesto en contacto con ellos para interesarse por su situación y, a continuación, reconoció que estaban padeciendo unas condiciones "muy duras" y salpicadas por "momentos muy desagradables, de bajón". El caso de Josefa es peor. Sus dos hijos y su marido les esperan fuera y su entereza no es la misma que la de los otros dos afectados. "Pepi lo está llevando peor, pero bueno el teléfono nos está permitiendo mantenernos en contacto continuo con nuestros familiares, que vienen por la mañana o por la tarde a vernos".

A todo esto, los protagonistas del encierro, que aseguraron haber recibido en las últimas horas numerosas muestras de apoyo, lamentaron que, "en una operación orquestada por la alcaldesa, nos hayan retirado las pancartas que teníamos en el reducto de la Catedral" y sostuvieron que "es increíble como el PSOE, un partido que siempre ha llevado a gala la defensa de los trabajadores, esté coartando de este modo la libertad de expresión de unas personas que no somos la Kale Borroka y que simplemente están desesperadas por volver a su trabajo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios