obituario | miguel luna gener

El ginecólogo formado en Sevilla y Barcelona que trajo al mundo a miles de jerezanos

Miguel Luna Gener. Miguel Luna Gener.

Miguel Luna Gener. / archivo familiar

Hoy será incinerado en las instalaciones del Tanatorio de Jerez Miguel Luna Gener, médico doctor en Ginecología y Tocología. Fallecido a los 84 años será recordado por ser el hombre que trajo a este mundo a miles y miles de jerezanos. Nacido en Jerez el 30 de octubre de 1933, estudió Medicina en Sevilla y desde allí, con la carrera terminada, encaminó sus pasos hacia Barcelona donde cursó la especialidad que le haría famoso en la ciudad, la provincia y toda Andalucía con un tutor de excepción, el doctor Santiago Dexeus, que hoy en día da nombre a una de las mejores clínicas europeas en ginecología, tocología y reproducción asistida.

Marchó como médico en los años 50 y regresó a Jerez en torno a los años 60 ya formado en la antigua especialidad de Tocoginecología.

Fue durante su estancia en Barcelona donde conoció a la que sería su esposa durante toda su vida, Francisca (Paquita) Viladiú Quemada, con la que contrajo matrimonio en Jerez en 1962. Fruto de aquel matrimonio nacieron cinco hijos, Miguel, Montse, José, Jorge y Javier.

Una vez establecido y casado en Jerez es cuando Miguel Luna procede a montar su primera consulta en la ciudad. Lo hace en la calle Arcos número 50, donde comienza a prestar servicio a miles de jerezanas embarazadas. Además, trabaja (hasta que se produjo su cierre) en la Clínica de la Cruz Roja, ubicada en la avenida del mismo nombre de la ciudad. "Mientras existió siempre estuvo allí prestando servicio", recuerda su hijo Miguel. Es destacable que su padre, tocólogo municipal, le pidió que acudiera al ya extinto olvidado Hospital de San Isabel de Hungría de la calle Merced a prestar servicio "en casos complicados", algo que cumplió fielmente.

Al borde de los 50 años fue cuando empezó a prestar sus servicios en la Seguridad Social, concretamente en el por entonces ambulatorio de San Dionisio. Allí estuvo hasta su jubilación, algo que aconteció a los 70 años, cinco años por encima de la edad fijada como preferente para quienes así lo deseasen. Pero él no lo deseaba. Su hijo Miguel reconoce que "si algo amaba en esta vida era su profesión. Para él siempre fue lo primero".

Entre sus aficiones cabe destacar que ante todo le gustaba la lectura. Era aficionado a los toros y al fútbol, "aunque sin llegar al grado de su hermano Pepe" (el recordado José Luna Gener), que fue uno de los grandes aficionados a la fiesta que ha dado la ciudad a lo largo de los tiempos. Este jerezano ilustre dice adiós tras más de 40 años de dedicación a su profesión y, sobre todo a los demás. Quienes quieran despedirse de él podrán hacerlo hoy a las diez y media de la mañana en la parroquia de San Juan de Ávila (San Joaquín). Después su cuerpo será trasladado al Tanatorio donde se cumplirá con su voluntad de ser incinerado. Esta Redacción de Diario de Jerez se une al dolor de la familia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios