El hombre que fue apuñalado por su hermano enfermo mental pide que le dejen libre

  • Aún se recupera de la decena de puñaladas que recibió en su piso el día de El Pilar

Aspecto del pasillo de la vivienda donde ocurrió la agresión. Aspecto del pasillo de la vivienda donde ocurrió la agresión.

Aspecto del pasillo de la vivienda donde ocurrió la agresión.

El hombre que fue apuñalado por su hermano en un piso del 'Edificio Roma' (Avenida de Europa) el pasado 12 de octubre ha solicitado a la autoridad judicial que permita que su hermano salga en libertad provisional del centro penitenciario de El Puerto, donde se encuentra recluido. Cabe recordar que el agresor asestó una decena de puñaladas a su hermano tras lanzarse encima de él, colocarle boca abajo y empezar a acuchillarle a dos manos. Sólo la actuación rápida de tres agentes del Cuerpo Nacional de Policía que estaban fuera de servicio evitaron que la agresión culminara en un homicidio. Uno de los hechos más destacables es que el agresor gritaba que tenía "al demonio dentro" mientras perpetraba el salvaje ataque. Fue necesario que el primer agente en llegar (destinado en el aeropuerto de El Prat de Barcelona y de vacaciones en Jerez) le asestara golpes con un jarrón en la cabeza tras forzar la puerta del piso donde vivía.

Fuentes legales consultadas por este medio señalaron que el agresor toma en prisión la medicación para su enfermedad mental, lo que ha devuelto la normalidad. En este caso en concreto se da una paradoja legal realmente curiosa, ya que según ha podido saber este medio la defensa de la víctima, en este caso acusación particular, es ejercida por el conocido bufete jerezano Cosano y Asociados, desde donde se ha solicitado que no se ponga impedimento a la libertad provisional del hermano de su defendido. En este caso, es más que probable que el caso quede en manos de los forenses, tanto a la hora de evaluar el estado mental del ahora recluso como de la Fiscalía, que podría oponerse a la concesión de dicha libertad. Un dato destacable es que el herido aún se encuentra recuperándose de las heridas que sufrió durante el ataque.

Una vez en tratamiento, el estado del agresor en prisión ha mejorado considerablemente

De otro lado, cabe destacar que la instrucción se está desarrollando de forma lenta. No hay de momento escritos de calificación de los hechos aunque, al igual que en la concesión de la libertad provisional, durante el juicio los testimonios de los forenses serán esenciales para que la autoridad judicial concluya si el agresor tenía o no control sobre sus actos cuando atacó a su hermano. En este tipo de casos la enfermedad mental puede ser una atenuante (rebaja la pena) o incluso una eximente completa.

Como se recordará, la rápida acción de los agentes de Policía así como de un vecino que es enfermero de profesión evitaron que la víctima falleciera a consecuencia de una pérdida masiva de sangre. La víctima, que padecía además una enfermedad ósea y tiene 44 años, acabó ingresado en la UCI del hospital de Jerez durante varios días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios