La hostelería repite resultados

  • La mayoría de los negocios vende lo mismo que en 2017 con leves aumentos o descensos del 5%

Los hosteleros del centro de la ciudad están satisfechos con los resultados que ha reportado la Semana Santa de 2018 ya que, en líneas generales, o han repetido los resultados del año pasado o, en muchos casos, han experimentado leves incrementos o descensos de ventas del entorno del 5% respecto a la celebración del año pasado, que fue especialmente buena.

Javier Sánchez Mellado, propietario de la conocida cervecería Gorila, en la plaza Plateros, destaca que "de forma general las semanas santas de marzo son peores que las semanas santas de abril". Es un hecho irrebatible que las de marzo suelen caer a final de mes, lo que provoca que el gasto esté más contenido ya que aún no se ha cobrado.

Los hosteleros destacan que han sido unos días en los que se ha vendido mucho vino

Igualmente, Mellado destaca, al igual que otros muchos hosteleros, que el Domingo de Ramos "fue un día raro" en el que los horarios habituales de máxima afluencia a la hostelería se vieron afectados por el hecho de que las hermandades postergaran una hora su salida.

De igual opinión es Antonio Boina, del popular freidor de la calle Arcos, quien sostiene que "la afluencia de público y lógicamente las ventas comparadas con las del año pasado han estado prácticamente igual, quizás un poco mejor, en el entorno del 5-10%". Al igual que Javier Mellado comparte que el Domingo de Ramos fue un día extraño en el que la gente "empezó a acudir a los lugares de cena y tapeo especialmente tarde. A las nueve y media de la noche todavía estaban pasando pasos por la zona". El día más fuerte para el freidor de la calle Arcos fue el Viernes Santo y lo fue, según su dueño, por una imagen: el Cristo de la Expiración. "Pese a la lluvia fue el día del Cristo y se notó la multitud de personas que vienen a verlo. Tenerlo ahí al lado en San Francisco nos viene muy bien pues son cientos las personas que suben (de la zona sur) a verlo. Cuando el Cristo de la Expiración se vaya de San Francisco lo vamos a notar".

Francisco Toro, propietario del Mesón Toro, ubicado en la calle Porvera, señala que la alegría en el gasto ha sido una de las señas de identidad de esta Semana Santa. Confirma que la afluencia de turistas ha sido muy similar a la de otras ediciones y añade que ha detectado mayor animación "entre los jerezanos, que prácticamente llevaban casi un mes sin salir en festivo porque no paraba de llover. Es de reconocer que los domingos de besamanos fueron flojos por este motivo".

A nivel económico, y a forma particular, indica que las ventas han estado un 15% por encima de las del año pasado, detectándose un mayor nivel de actividad (en lo que a visitantes se refiere) a partir de la jornada del Miércoles Santo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios