Con ideas pero sin recursos

  • Dos alumnas del instituto Asta Regia, Laura Rincón y Lorena Díaz, ganan el certamen 'Emprendejoven' de la Junta de Andalucía con dos proyectos que no podrán desarrollar por falta de apoyo económico

Comentarios 5

Las jóvenes Laura Rincón Pérez y Lorena Díaz Guzmán, de 22 años, han sido las galardonadas en el certamen 'Emprendejoven' por los proyectos presentados a esta convocatoria de Andalucía Emprende, una fundación pública adscrita a las consejerías de Empleo y a la de Economía, Innovación y Ciencia. El principal objetivo de esta fundación es fomentar la cultura emprendedora y la actividad empresarial andaluza, mediante la prestación de servicios de apoyo para emprendedores y empresarios y la realización de actuaciones que impulsen el desarrollo del tejido productivo en sus territorios. Ambas jóvenes eran alumnas el pasado año en el instituto Asta Regia. En la actualidad continúan sus estudios en otros centros y además trabajan.

Concretamente, Laura Rincón es alumna del ciclo de Auxiliar de Enfermería en Las Esclavas y está trabajando temporalmente en una oficina como administrativa. Tanto ella como Lorena fueron compañeras en el ciclo de Atención Sociosanitaria en el instituto Asta Regia y cuentan que "fue en una de las asignaturas, Formación y Orientación Laboral, donde una de las profesoras, Sabina Gata, se informó del concurso y no sólo nos animó a participar, sino que lo requirió para evaluarnos. Hicimos primero un test de selección y los seleccionados fuimos al CADE de Huelva durante tres días en los que nos formamos y el último día, una vez asimilados todos los conceptos, tuvimos que ponerlos en práctica haciendo un plan de empresa o, el que ya lo hubiese realizado, una idea de empresa, por la que luego hemos ganado".

Concretamente, Laura presentó el proyecto de atención domiciliaria para personas dependientes, donde dice que "también hice hincapié en el apoyo psicológico a los usuarios, no limitarse únicamente a hacerle las tareas".

Por su parte, Lorena, que estudia un ciclo superior de Enología en el instituto Santo Domingo de El Puerto y trabaja en una empresa de ayuda a domicilio de Arcos, presentó un proyecto llamado 'Granja para la integración'. "Consistía -explica- en hacer una empresa ocupacional para el sector de personas con enfermedad mental. Este colectivo en concreto porque ya antes he trabajado con el y da muy buenos resultados en la hora de trabajo. Son personas que se esfuerzan mucho, trabajadoras, constantes... Admirables al fin y al cabo".

Para ello contó con un terreno que tiene su familia en la periferia de Arcos, "donde tenemos gallinas , pollos , pavos... un fantástico huerto y una casa en la que podría situarse la sede de la empresa". La idea era básicamente "utilizar los bienes que antes he dicho, pero con la incorporación del colectivo discapacitado para la realización de tareas del campo , recogida de huevos y entrega a domicilio de los productos, ya que, a medio kilometro de este campo está Arcos y por lo tanto, podrían ir andando perfectamente". Con esto considera que "fomentaríamos la terapia ocupacional , la realización de dicho colectivo e incluso su incorporación al mundo laboral". Ante todo, este proyecto está encaminado "a la realización personal de dicho colectivo, a la terapia ocupacional y sobre todo, a su bienestar, ya que este sería uno de los pocos -si no el único- centro ocupacional pera personas con enfermedad mental de la Sierra de Cádiz , al menos hasta el momento en que hice el sondeo".

El premio consistía en 3.000 euros o un ordenador portátil, pero ambas eligieron lo segundo porque, según explican, "para lo primero nos exigían darnos de alta como autónomas por lo menos durante un año". De hecho, Laura cree que "nadie ha elegido el dinero nunca" y considera que "se podrían haber involucrado un poco más para que el proyecto se hubiera podido llevar a cabo".

No obstante, este premio la ha motivado mucho "porque no me lo esperaba y además, me ha animado de cara al futuro. ¿Por qué no llevar a cabo este proyecto con más tiempo?"

De momento pretende acabar el ciclo de Auxiliar de Enfermería y luego le gustaría hacer un ciclo superior de Radiología. "A partir de ahí -dice- ya veré, pero me veo capaz de ser emprendedora, ¿por qué no? Ahora lo que ocurre es que la situación económica no es buena y eso me perjudicaría".

Para Lorena, haber granado el premio supone "estar un poco más cerca de poder llevar a cabo mi vocación que, en los tiempos que corren, no se puede mirar mucho eso y es que aunque esté actualmente trabajando en el sector sociosanitario, mi verdadera vocación es el trabajo con las personas que padecen enfermedad mental. Esto también me dice que estoy cualificada para llevar a cabo el proyecto que tenía en su día en mente. En cambio ahora, después de saber que entre 13.000 personas han apostado por el mío y por otros dieciocho más, pienso que no hay nada imposible".

Pero de momento, sabe que no va a poder ser emprendedora, "principalmente por la inestabilidad de la economía, por miedo a no poder afrontar la inversión y porque prácticamente nadie apoyaría a una joven de 22 años con una necesidad de inversión creciente".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios